Hay personas egoístas a nuestro alrededor. Muchas veces son nuestros amigos, compañeros de trabajo, familiares y cónyuges. Es difícil estar cerca de personas centradas en sí mismas porque no tienden a comprender, no les importa cómo afectan sus acciones a quienes les rodean.

Pueden ser frustrantes y agotadores emocionalmente cuando intentas tener una conexión saludable o interacciones positivas con ellos porque a menudo toman más de lo que están dispuestos a devolver. Esa dinámica desequilibrada puede desgastar tu salud emocional y tu bienestar.

Todo el mundo a veces es un poco egoísta. Eso no se puede evitar y puede ser algo bueno en pequeñas dosis. Sin embargo, el egoísmo cruza a territorio peligroso cuando una persona ignora las necesidades y los deseos de otras personas para su beneficio. No tienden a considerar las relaciones como beneficiosas para ambas partes. En cambio, están más centrados en lo que pueden obtener y cómo la otra persona puede beneficiarlos.

¿POR QUÉ ALGUNAS PERSONAS SON TAN EGOÍSTAS?

El egoísmo es un rasgo aprendido. Muchas veces, la persona egoísta creció en un ambiente donde sus necesidades emocionales fueron pasadas por alto o no satisfechas. Entonces, es posible que su familia no haya reconocido ni se haya preocupado por cómo pensaban o se sentían, por lo que se acostumbraron a ponerse en primer lugar porque todos los demás en su familia estaban haciendo lo mismo.

El hecho de que estas personas fueron sometidas a un ambiente tan despiadado a una edad temprana les ha llevado a desarrollar el egoísmo como mecanismo de defensa. Les cuesta entender y valorar los pensamientos, necesidades y experiencias de los demás porque no aprendieron cómo a medida que crecían. Estas personas tienden a ser bajas en inteligencia emocional, mientras que las personas empáticas tienden a ser mucho más altas.

La inteligencia emocional es un espectro de conocimiento y habilidad. Algunas personas son más emocionalmente inteligentes que otras. Y al igual que la inteligencia tradicional, se puede mejorar con el aprendizaje y el trabajo propio si la persona egoísta lo elige. A veces las personas son egoístas porque es lo más fácil de hacer.

Ser amable, desinteresado y comprensivo requiere un trabajo emocional que algunas personas no quieren presentar por cualquier razón que tenga sentido para ellos. También, a veces no ven un beneficio, piensan que es innecesario o que no les importa. Igualmente, algunas personas son egoístas porque desarrollaron una escaza mentalidad cuando crecían.

Ven recursos como el tiempo y el dinero como limitados y, por lo tanto, están menos dispuestos a ser generosos con otros. Además, es más probable que actúen de formas que puedan ser perjudiciales para los demás a fin de adquirir más de estos recursos.

¿PUEDEN LAS PERSONAS EGOÍSTAS APRENDER A SER MENOS EGOÍSTAS?

Pueden aconsejar y dedicar un tiempo y esfuerzo serios. Desafortunadamente, lograr que una persona egoísta se dé cuenta de que debería querer cambiar es un problema completamente diferente. Es difícil para una persona egoísta conceptualizar que están en la raíz de sus propios problemas personales o de relación.

Todo se trata de lo que todos los demás hicieron mal y les cuesta mucho aceptar cualquier culpa. Las personas que están atrapadas en una realidad con la que se sienten cómodos a menudo necesitan ser sacudidas antes de darse cuenta de que hay un problema.

Eso puede requerir pérdida personal, pérdida de relaciones o enfrentar repercusiones por acciones egoístas en su vida profesional. Además, si se dan cuenta de que hay un problema, tienen que querer solucionarlo, lo cual es otro desafío por completo.

Conectar los puntos del egoísmo a la necesidad de cambiar puede ser demasiado abstracto para una persona con poca inteligencia emocional. Sería como tratar de descubrir la física cuántica con sólo unas pocas clases de ciencias. La salud emocional es complicada, incluso para personas con alta inteligencia emocional.

¿CÓMO LIDIAR CON PERSONAS EGOÍSTAS?

La pregunta sería ¿deberíamos confrontar el comportamiento egoísta?. La respuesta sería depende.

El problema de confrontar el comportamiento egoísta de una persona con poca inteligencia emocional es que rara vez piensan que es el problema. Lo que están haciendo es normal para ellos.

Al confrontarlos, suponen que tú eres una persona hostil o agresiva que está tratando de causar un problema con ellos. Eso puede convertirse en ira y argumentar que eso no va a ir a ninguna parte.

Ahora bien, ¿quieres desperdiciar energía emocional al llamar a estos comportamientos sin ganancia?, ¿es necesario que menciones esos comportamientos en el momento?

Regularmente lo es, especialmente si la persona egoísta está haciendo algo dañino para ti u otra persona. Es natural y razonable estar enojado con el comportamiento egoísta, pero no quieres caer en la trampa de descargar tu energía emocional sin motivo ni ganancia.

Evitar conflictos innecesarios ayuda a preservar la tranquilidad y el bienestar. Sin embargo, es útil permitir que esa persona sienta las consecuencias naturales de su egoísmo. No los protejas de las repercusiones de sus elecciones y acciones. No les des más tiempo del que consideres necesario o cómodo.

Nadie quiere pasar tiempo con alguien egoísta y realizar el trabajo emocional requerido para mantener esa relación. Eso está perfectamente claro.

¿QUÉ SUCEDE SI ESTÁS EN UNA RELACIÓN CON UNA PERSONA EGOÍSTA?

Para empezar, lo ideal sería evitar involucrarse con personas egoístas, pero eso no siempre es posible. Prestar mucha atención a cómo una persona se relaciona y actúa con otras personas puede darte una idea firme de si son o no egoístas.

¿Cómo es que enmarcan las cosas desde su perspectiva? ¿Se centran en lo que más les beneficia? ¿Se centran principalmente en sus propias opiniones y pensamientos?

Pero, si te encuentras estrechamente vinculado a una persona egoísta, puede valer la pena trabajar en el problema con ellos si se dan cuenta de que hay un problema. Afrontar ese tipo de egoísmo requerirá un psicólogo profesional en salud mental o matrimonio. Simplemente es un problema demasiado grande y profundo para cambiar únicamente a través de la autoayuda.

A menudo, descubrirás que sólo puedes minimizar sus interacciones y evitar estar demasiado cerca de ellas para que su egoísmo no cause problemas en tu vida. Las personas pueden cambiar, pero muchas veces no lo harán. Es solo una gran cantidad de tiempo, esfuerzo y trabajo que no quieres perder. Tienes que encontrar la manera de rodear a esas personas para preservar tu paz y felicidad.

HAY QUE PRACTICAR LA BONDAD CON LAS PERSONAS EGOÍSTAS

Una persona egoísta no es necesariamente una mala persona. Muchas personas egoístas provienen de entornos difíciles que requieren egoísmo para sobrevivir y prosperar. No eligieron eso por sí mismos. Las personas quieren conectarse, amar y sentirse amadas, y algunas personas tienen una perspectiva sesgada de cómo funcionar con otras personas.

Los límites pueden ayudar a una persona egoísta a comprender que lo que está haciendo no es saludable ni sostenible. En muchos casos, los límites que se imponen con fuerza harán que personas poco saludables se alejen y busquen objetivos más suaves.

Los límites también pueden crear una sacudida que hace que esa persona piense en lo que está haciendo, lo que puede estimular su desarrollo personal. Tampoco es algo malo. A veces las personas necesitan enfrentar dificultades para darse cuenta de que necesitan cambiar.

Categorías: NOTICIAS Y ACTUALIDAD