Los eructos no sólo te ayudan a librar el aire extra atrapado dentro de tu cuerpo, sino que también es totalmente normal, pero a veces son incómodos. Confortarte con el hecho de que los eructos son parte de la condición humana. Los eructos excesivos, sin embargo, no deberían serlo.

Pero, qué sucede si de repente estás lidiando con eructos excesivos o si te das cuenta de que otras personas no son tan prolíficas como tú. Aquí hay posibles razones por las que eres una máquina de eructos.

TRAGAS MUCHO AIRE

Eructar es una forma en que tu cuerpo elimina el exceso de aire del tracto digestivo superior. En ocasiones, el aire extra proviene de los gases en el estómago, y a veces es el aire que tragaste lo que nunca en absoluto llegó a tu estómago. Esa segunda razón es la culpable más común detrás de los eructos.

Por lo tanto, todos tragamos un poco de aire durante el día, especialmente mientras comemos. Hay una cantidad normal de aire que normalmente baja con los alimentos. Pero puedes estar tragando aire adicional si comes, bebes demasiado rápido o hablas mientras comes, masticas chicles o chupas caramelos duros, bebes bebidas gaseosas o fumas.

También hay una afección llamada aerofagia, que ocurre cuando tragas aire como un hábito nervioso, incluso cuando no estás haciendo cosas como comer o beber. Además de hacerte eructar mucho, esto puede hacer que se acumule aire en el estómago y que te sientas incómodo.

COMES ALIMENTOS QUE TE PRODUCEN GASES

Los alimentos de todos los días,  que producen gases como frijoles, guisantes, lentejas, repollo y cebolla pueden hacer que aumentes tu tasa diaria de eructos. Según estudios, las bacterias en el estómago tienen que trabajar más para descomponer este tipo de alimentos, lo que puede causar un exceso de gas que escapa de su cuerpo como un eructo.

Dependiendo de cómo funcione tu tracto gastrointestinal, ciertos alimentos como los lácteos también pueden crear un exceso de gas a medida que tu cuerpo lucha por descomponerlos. Por ejemplo la intolerancia a la lactosa, que es cuando no tienes suficiente enzima necesaria para descomponer adecuadamente los lácteos.

Asimismo, los alimentos grasos ralentizan la digestión, lo que te da más tiempo para fermentar y formar gases que pueden salir como eructos.

TIENES REFLUJO ÁCIDO O REFLUJO GASTROINTESTINAL

El reflujo ácido ocurre debido a un problema con el esfínter en el esófago (el tubo que va desde la boca hasta el estómago). Este esfínter es una tira de músculo que se supone que evita que el contenido del estómago retroceda hacia el esófago. Si este esfínter es demasiado laxo, el ácido del estómago puede ingresar al esófago y agravar ese tejido.

Esto puede causar acidez estomacal, dolor en el pecho, dificultad para tragar, regurgitación de alimentos y una sensación de tener un bulto en el pecho. También puede causar eructos porque su cuerpo está tratando de limpiar su esófago o porque está tragando más de lo debido.

Muchas veces las personas que experimentan acidez estomacal pueden tragar con mayor frecuencia para neutralizar el ácido que se está refluyendo con la saliva más alcalina (no ácida) producida en la boca. Esta deglución excesiva puede provocar más gases en el estómago y, posteriormente, más eructos.

Si experimentas estos síntomas de reflujo ácido al menos dos veces a la semana, pero solo levemente, o si tienes reflujo ácido de moderado a severo al menos una vez a la semana, es posible que tengas enfermedad por reflujo gastrointestinal, lo que básicamente significa que este reflujo es un problema crónico para ti.

TIENES ENFERMEDAD CELÍACA

La enfermedad celíaca es una condición en la que no puedes digerir adecuadamente el gluten, que es una proteína que se encuentra en el trigo, la cebada y el centeno.

Cuando tienes enfermedad celíaca e ingieres gluten, se produce una respuesta inmune defensiva en el intestino delgado. Con el tiempo, esta respuesta puede dañar el revestimiento del intestino delgado y dificultar la absorción adecuada de nutrientes.

Esto puede conducir a una serie de síntomas, incluida la anemia debido a una deficiencia de hierro, una erupción cutánea, úlceras en la boca, dolores de cabeza y fatiga. También puede causar reflujo ácido o acidez estomacal, que como acabo de decir, puede provocar eructos

TIENES SÍNDROME DEL INTESTINO IRRITABLE

El síndrome del intestino irritable es un trastorno crónico del intestino grueso que puede causar diarrea, estreñimiento y otros problemas gastrointestinales. Los expertos todavía están trabajando para determinar exactamente por qué surge esto, pero parece que está enraizado con un problema de la forma en que interactúan el cerebro y el intestino.

Esto puede hacer que el intestino sea demasiado sensible e influir en cómo se contraen los músculos intestinales, todo lo cual puede inducir síntomas dl síndrome del intestino irritable.

Las personas con este síndrome generalmente tienen calambres, dolor de estómago, hinchazón y gases junto con diarrea o estreñimiento. Si bien todo esto puede ser terriblemente desagradable, esa acumulación de gas en particular es lo que puede conducir a eructos adicionales en este tipo de personas.

TIENES UNA ÚLCERA PÉPTICA

La úlcera péptica es una llaga en el revestimiento del estómago o la primera parte del intestino delgado (el duodeno). Las úlceras pépticas generalmente ocurren debido a un tipo de bacteria llamada bacteria helicobacter pylori que puede propagarse por el contacto cercano, como los besos y la comida y el agua.

Aunque esto a menudo no causa síntomas, a veces esta bacteria puede causar inflamación estomacal. El uso frecuente de analgésicos como la aspirina y los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos también pueden causar inflamación en el revestimiento del estómago.

Además, otros factores, como fumar, beber alcohol, estar bajo mucho estrés y comer alimentos picantes, pueden dificultar la curación de estas úlceras.

Los síntomas de una úlcera péptica generalmente incluyen ardor, dolor de estómago, malestar estomacal, hinchazón, dificultad para procesar alimentos grasos y eructos.

Los eructos generalmente están relacionado con ese exceso de ácido en el estómago, que puede causar acidez estomacal y por lo tanto una sinfonía resultante de eructos.

CONSULTA PSICOLÓGICA – (CLIC AQUÍ)

Categorías: PAREJAS Y FAMILIA