Si últimamente has tenido dificultades para conciliar el sueño o quedarte dormido, lo más probable es que la causa sea algo que está haciendo o algo que no está haciendo. Aquí hay algunas razones generales por las que tiene dificultades para dormir bien.

HACER EJERCICIO POR LAS NOCHES

Es bueno dar un paseo alrededor de la cuadra con su perro antes de acostarse. Pero, el problema está en realizar un ejercicio cardiovascular que lo hace transpirar y transpirar durante muchas horas antes de ir acostarse, eso es excesivo.

La temperatura corporal y la frecuencia cardíaca disminuyen naturalmente cuando te duermes, pero el ejercicio aumenta esas dos funciones corporales y estimula todo tu sistema nervioso, lo que dificulta la regeneración del cuerpo.

Al contrario, programe su entrenamiento y haga ejercicio por la mañana o vaya al gimnasio a la hora del almuerzo.

TOMAR ALCOHOL ANTES DE ACOSTARSE

Si bien es cierto que una sola copa de vino puede ser un excelente precursor del romance, y el romance en sí es uno de los mejores preámbulos para dormir. Sin embargo, el disfrutar de mucho más alcohol antes de acostarse probablemente hará que su sueño se altere.

El efecto inicial del alcohol es la relajación, de esta manera después de beber se quedará dormido rápidamente, esto se da debido a que el alcohol interfiere con su ciclo de sueño, especialmente en el sueño REM que incluye soñar.

El resultado es un descanso fragmentado y poco reparador. Además, es probable que te despiertes con la necesidad de usar el baño durante la noche, un éxito definitivo para tu calidad de sueño.

PROBLEMAS DE TEMPERATURA AMBIENTAL

La mayoría de los expertos en sueño recomiendan mantener la habitación a una temperatura moderada promedio por la noche, esto debido a que ambos extremos de temperatura son inadecuados para poder conciliar el sueño. El cuerpo necesita enfriarse un poco por la noche para obtener el sueño más refrescante, lo cual es imposible en una habitación con calor excesiva. Una habitación demasiado fría, por otro lado, te despertará fácilmente arruinando tu sueño.

Si no desea ajustar la temperatura a la zona de confort adecuada, usa medias gruesas en una cama bien cubierta durante el invierno y coloca un ventilador portátil al lado de tu cama en el verano.

EL ESTRÉS Y LA PREOCUPACIÓN

Probablemente, la razón no médica más común para el insomnio a corto plazo es una mente llena de preocupaciones o estrés. Durante el día, las actividades de la vida tienden a distraerte, pero una vez que te acomodas en tu cama, tu mente es libre de deambular. Para la mayoría de las personas, no es en los aspectos buenos de sus vidas en lo que su mente elige enfocarse, sino en los aspectos negativos.

Se puede combatir esto de muchas maneras, una de las más efectivas es practicar la meditación diaria, no es necesario ser un experto en yoga, o pasar muchas horas sentado en una colchoneta, basta con unos diez minutos al día, para observar lo beneficioso de esta práctica.

DEMASIADA LUZ EN LA HABITACIÓN

Ya sea que provenga de la lámpara de lectura de su compañero de cama, el televisor o fuera de su ventana, la exposición a la luz a la hora de acostarse afecta su calidad de sueño. Para algunas personas, incluso el resplandor de un despertador junto a la cama es suficiente para indicar a su cerebro que es hora de despertarse. Afortunadamente, este es un problema de sueño que es fácil de resolver.

Apague sus dispositivos electrónicos, incluidos teléfonos, tabletas y computadoras portátiles, al menos una hora antes de acostarse. Si la luz de una fuente externa brilla en su habitación y no se puede eliminar, cuelgue cortinas o cortinas opacas, esto es especialmente importante si trabaja de noche y necesita dormir durante el día.

EL APERITIVO EQUIVOCADO

Si antes de acostarte comes por ejemplo uno o dos pedazos de pizza, o una bolsa de papas fritas, no es sorpresa que no logres conciliar el sueño y te quedes mirando el techo toda la noche.

Una carga completa de grasa o proteína justo antes de acostarse hace que tu sistema digestivo se acelere, lo que dificulta el sueño y puede provocarte acidez estomacal. Pero los dolores de hambre también pueden despertarte, al igual que las precipitadas partículas de azúcar en la sangre durante la noche.

Evita los problemas con un pequeño refrigerio antes de acostarte, este bocadillo debería ser más pesado en los carbohidratos, y más liviano en la proteína, pero definitivamente una mezcla de ambos. Las buenas opciones incluyen un tazón pequeño de cereal integral y leche, una rebanada de pavo envuelto alrededor de un poco de apio o una pieza de fruta untada con mantequilla de maní.

CONSULTA PSICOLÓGICA – (CLIC AQUÍ)

Categorías: PAREJAS Y FAMILIA