Algunas personas corren el riesgo de abuso de sustancias y de desarrollar trastornos de adicción. Su vulnerabilidad puede originarse a partir de una variedad de factores, que incluyen su dotación genética, antecedentes familiares, factores psicológicos y normas sociales. En general, estos factores hacen que la persona valore mucho el uso de drogas, aunque la decisión pueda estar en contra de sus intereses a largo plazo. Ten en cuenta que un factor de riesgo para una persona puede no ser el mismo para otra. La mayoría de las personas en riesgo de abuso de drogas no se vuelven adictas.

DEBILIDAD GENÉTICA

Las preferencias particulares de participar en un comportamiento contra otro están formadas por su dotación genética en interacción con sus experiencias pasadas. Las interacciones entre la genética y el entorno social pueden explicar por qué algunas personas se vuelven adictas y otras no. Por ejemplo, debido a la vulnerabilidad genética, los hijos de alcohólicos tienen un mayor riesgo en el futuro de tener problemas con el alcohol, y muchos de estos niños muestran altos niveles de impulsividad.

CONDICIONES CULTURALES

El valor que una persona pone al uso de drogas está fuertemente influenciado por la comunidad en la que, por ejemplo, los estudiantes beben más en los campus que tienen una fuerte cultura de consumo de alcohol, pocas políticas de control de alcohol en el campus y un acceso más fácil al alcohol a través de promociones especiales y precios bajos en tiendas y bares locales. Las normas sociales ayudan a definir las circunstancias en las que es apropiado beber y cuánto alcohol se debe consumir.

INCENTIVOS ECONÓMICOS

Las pruebas demuestran que las personas dejarán de consumir drogas cuando los costos sean demasiado altos. Muchos de los estados que tienen las tasas de tabaquismo más bajas son los que han sido más agresivos con respecto a las leyes de tabaquismo en interiores y los impuestos estatales que aumentan el costo de los cigarros. En general, cuando aumenta el precio de los cigarros, las personas fuman menos. Los aumentos en los impuestos al alcohol generalmente conducen a reducciones en el consumo de alcohol y otros tipos de consumo excesivo de alcohol.

LA PERSONALIDAD

Se ha demostrado que la impulsividad es un rasgo de personalidad que se ha identificado como un factor de riesgo para el abuso de alcohol y sustancias. Las personas adictas asignan valores más bajos a las recompensas retrasadas que a las inmediatas. La preferencia excesiva por recompensas inmediatas a pesar de las consecuencias a largo plazo conduce a problemas de adicción.

LA AUTOMEDICACIÓN

La teoría de la adicción a la automedicación propone que el sufrimiento está en el corazón de los trastornos adictivos. Es decir, las personas con déficit en las habilidades relevantes para modificar las reacciones emocionales y la tolerancia a las emociones negativas usan drogas en un intento por controlar estados negativos o angustiantes.

El alcohol se usa con frecuencia como una forma de lidiar con la ansiedad social. La bebida elimina, al menos temporalmente, el estrés de la ansiedad. Los investigadores sugieren que los comportamientos adictivos en última instancia son impulsados ​​por nuestra falta de voluntad para permitirnos sentir y experimentar realmente el dolor, la frustración, el miedo, y todas las emociones negativas que forman parte del ser humano. Por el contrario, elegimos las drogas para evitar esas emociones y terminamos atrapados en él.

LA SOLEDAD

Los adictos generalmente carecen de suficientes contactos humanos positivos para mantener la felicidad, y recurren al consumo de drogas en parte como automedicación. La sensación de aislamiento es una fuente importante de infelicidad. La experiencia de la soledad es dolorosa. Es por eso que a veces recurrimos a helados u otros alimentos grasos cuando estamos sentados en casa sintiéndonos solos en el mundo. Los problemas de autorregulación específicamente atribuidos a la soledad se han manifestado en abuso de alcohol, abuso de drogas, trastornos alimenticios e incluso suicidio.

Además, las personas que usan drogas pueden evitar o alienar a amigos o familiares que no las usan. La hipótesis del control social sugiere que la ausencia de amigos y familiares afectuosos lleva a las personas a descuidarse y a comportarse de manera perjudicial para la salud, como comer alimentos poco saludables y no hacer ejercicio.

Categorías: PAREJAS Y FAMILIA