Existen muchas razones diferentes de porque los niños muerden las cosas, y no siempre es una respuesta única y directa. Pero, generalmente esto ocurre debido a los siguientes aspectos, puede ser uno o varios de los que a continuación expongo:

EL ESTRÉS O LA ANSIEDAD

La explicación más común de por qué los niños muerden las cosas es porque tienen mucho estrés y / o ansiedad. El masticar proporciona información propioceptiva a la mandíbula que es muy calmante y organizadora. Es similar a cómo algunas personas pueden morderse las uñas cuando están nerviosas, o caminar de un lado a otro, respirar profundamente, golpearse el pie, etc. También se remonta a cómo la boca, el masticar, el chupar es una técnica auto calmante cuando somos bebes. Todos estos son mecanismos para lidiar con el estrés o la ansiedad.

El estrés del que hablamos podría ser el estrés cotidiano, cuando los niños están frustrados, enojados o cansados. O bien, podría ser la ansiedad adicional de ir a un lugar nuevo, comenzar de nuevo la escuela, etc. La masticación generalmente aumentará en relación con la cantidad de estrés. Y en relación con qué tan bien los niños lidian con el estrés.

El morder es una manera fácil para que los niños se calmen porque es un plan motor conocido. Siempre hay algo cerca que pueden masticar (sea o no seguro o apropiado), una camisa, un lápiz, un juguete, algo recogido del piso, etc. También pueden controlar lo que se llevan a la boca, algo que muchos niños no pueden hacer con mucha frecuencia.

LAS NECESIDADES SENSORIALES

El masticar funciona como un mecanismo calmante y se da especialmente en los niños con autismo y / o trastorno del procesamiento sensorial. Las personas con problemas sensoriales procesan el mundo de manera diferente, y muchas veces puede ser muy abrumador, por ejemplo, las luces pueden ser más brillantes, los sonidos pueden ser más fuertes, el tacto puede ser doloroso, etc.

La auto estimulación, el adelgazamiento es una forma en que las personas con problemas sensoriales se organizan y gestionan toda la información sensorial adicional que bombardea sus sistemas. El adelgazamiento suele ser algo repetitivo, como agitar las manos, mecerse de un lado a otro, girar cosas, repetir ciertas palabras, masticar, etc.

CONCIENTIZACIÓN CORPORAL

Nosotros procesamos el mundo que nos rodea a través de nuestros sentidos, uno de los cuales es el sexto sentido, menos conocido llamado propiocepción. En resumen, la propiocepción es nuestra capacidad de saber dónde está nuestro cuerpo en el tiempo y el espacio. Es cómo procesamos la información de nuestras articulaciones y músculos para mover y posicionar el cuerpo.

Cuando los niños tienen dificultades para interpretar adecuadamente esta información, puede plantear una gran cantidad de problemas. Es posible que los vea chocar contra cosas, tener un control motor deficiente, moverse mucho y no poder quedarse quietos o concentrarse en otras cosas.

Estos niños en particular requieren lo que se llama una dieta sensorial de actividades para regular sus sistemas. Esto es algo que un psicoterapeuta ocupacional reúne. Se atiende a cada niño según sus necesidades, y generalmente incluye algún tipo de actividades de trabajo pesado. Si no existe una dieta sensorial, o si por alguna razón no están recibiendo la cantidad adecuada de información propioceptiva compensatoria en algún momento durante el día, pueden intentar autorregularse por sí mismos. Y a menudo lo hacen mordiendo porque, de nuevo, es algo que saben, tienen acceso y pueden controlar, y proporciona información propioceptiva a la mandíbula.

LA CONCIENCIA ORAL

Algunas personas tienen lo que se llama hiposensibilidad oral, que es una forma elegante de decir que no tienen ninguna sensación en la boca. Para usar una comparación que probablemente sea más identificable, imagina que por alguna razón tienes una sensación disminuida en los dedos ¿cómo compensarías eso? Probablemente presionarías las cosas con más fuerza, agarraría las cosas con más fuerza, tal vez buscarías cosas con textura y que tengan mucha información táctil, y así sucesivamente.

Del mismo modo, las personas con conciencia oral limitada pueden buscar actividades que proporcionen una mayor retroalimentación oral, como comer alimentos crujientes, llenarse la boca de comida, rechinar los dientes o morder artículos no alimentarios. Sin embargo, es posible estimular la boca y aumentar la sensación.

LA CONCENTRACIÓN

¿Alguna vez has masticado chicle durante un examen? ¿O haz masticado un capuchón o un lápiz mientras tratabas de concentrarse en algo? Si no, entonces es probable que conozcas a alguien que lo hizo o lo hace. Esto se debe a que el morder puede ser una forma muy efectiva de aumentar el enfoque y bloquear otras distracciones, especialmente porque es un movimiento repetitivo. La masticación también activa los músculos de la mandíbula hacia el cuello, lo que proporciona una mayor estabilidad que es fundamental, especialmente para los niños con una disminución de la planificación motora.

LOS DIENTES

No es raro ver a los niños morder las cosas para aliviarse cuando sus molares de 6 años comienzan a salir. Si esta es la causa, es probable que pase cuando los dientes terminen de moverse.