La intolerancia a la lactosa es muy común. Efectivamente, se cree que afecta a alrededor del 75% de la población mundial. Las personas con intolerancia a la lactosa experimentan problemas digestivos cuando comen productos lácteos, lo que puede tener un efecto negativo en la calidad de vida.

¿QUÉ ES LA INTOLERANCIA A LA LACTOSA?

La intolerancia a la lactosa es un trastorno digestivo causado por la incapacidad de digerir la lactosa, el principal carbohidrato en los productos lácteos. Puede causar varios síntomas, como hinchazón, diarrea y calambres abdominales. Las personas con intolerancia a la lactosa no producen suficiente enzima lactasa, necesaria para digerir la lactosa.

La lactosa es un disacárido, lo que significa que consta de dos azúcares. Se compone de una molécula de cada uno de los azúcares simples de glucosa y galactosa. La enzima lactasa es necesaria para descomponer la lactosa en glucosa y galactosa, que luego puede ser absorbida en el torrente sanguíneo y utilizada para obtener energía.

Sin suficiente lactasa, la lactosa se mueve a través de su intestino sin digerir y causa síntomas digestivos. La lactosa también se encuentra en la leche materna, y casi todas las personas nacen con la capacidad de digerirla. Es muy raro ver intolerancia a la lactosa en niños menores de cinco años. Actualmente, alrededor del 75% de la población mundial es intolerante a la lactosa.

CAUSAS DE LA INTOLERANCIA A LA LACTOSA

Hay dos tipos principales de intolerancia a la lactosa, que tienen diferentes causas.

INTOLERANCIA A LA LACTOSA PRIMARIA

La intolerancia a la lactosa primaria es la más común, es causada por una disminución en la producción de lactasa con la edad, por lo que la lactosa se absorbe mal. Esta forma de intolerancia a la lactosa puede ser causada parcialmente por genes, porque es más común en algunas poblaciones que en otras.

INTOLERANCIA A LA LACTOSA SECUNDARIA

La intolerancia a la lactosa secundaria es rara, es causada por una enfermedad, como un virus estomacal o un problema más grave como la enfermedad celíaca. Esto se debe a que la inflamación en la pared intestinal puede conducir a una disminución temporal de la producción de lactasa.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS DE LA INTOLERANCIA A LA LACTOSA?

Los síntomas más comunes son: hinchazón, calambres abdominales, gases, diarreas. Algunas personas también experimentan urgencia para ir al baño, náuseas, vómitos, dolor en la parte inferior del abdomen y ocasionalmente estreñimiento.

La diarrea ocurre debido a la lactosa no digerida en el intestino delgado, lo que hace que el agua se mueva hacia el tracto digestivo. Una vez que llega al colon, la lactosa es fermentada por las bacterias en el intestino, esto provoca hinchazón, flatulencia y dolor. La gravedad de los síntomas puede variar, según la cantidad de lactosa que puedas tolerar y la cantidad que hayas comido.

EVITAR LA LACTOSA ES EVITAR LOS LÁCTEOS RICOS EN NUTRIENTES

Lácteos es el término utilizado para describir la leche o los productos elaborados con leche. Los productos lácteos son fuentes altamente nutritivas e importantes de proteínas, calcio y vitaminas como A, B12 y D. Esta combinación de nutrientes es excelente para tus huesos.

La inclusión de productos lácteos en tu dieta está relacionada con una mayor densidad mineral ósea, lo que puede ayudar a reducir el riesgo de fracturas óseas a medida que envejeces. Los productos lácteos también se han relacionado con un menor riesgo de diabetes tipo 2 y obesidad.

Sin embargo, las personas con intolerancia a la lactosa pueden necesitar recortar o eliminar los productos lácteos de sus dietas, lo que podría perder algunos nutrientes.

¿QUÉ ALIMENTOS CONTIENEN LACTOSA?

Los siguientes productos lácteos contienen lactosa: leche de vaca (todos los tipos), leche de cabra, queso (incluidos los quesos duros y blandos), helado, yogur, mantequilla.

Los alimentos que tienen algún tipo de lácteos como ingrediente también pueden contener lactosa, que incluyen: alimentos hechos con una salsa láctea, como el quiche, galletas, chocolate y confitería, como dulces y caramelos hervidos, panes y productos horneados, pasteles, cereales de desayuno, sopas y salsas instantáneas, carnes procesadas, como el jamón o las salchichas en rodajas, comidas listas, salsas, papas fritas, nueces, etc.

Además, se puede verificar si un producto contiene lácteos mirando la etiqueta. En las listas de ingredientes, la leche o los productos lácteos agregados se pueden describir como: leche, sólidos de la leche, leche en polvo, suero, proteína de suero, caseína de leche, cuajada, azúcar de la leche, suero de la leche, queso, leche malteada, leche en polvo, etc.

TRATAMIENTOS PARA LA INTOLERANCIA A LA LACTOSA

Si no desea renunciar a los lácteos, existen algunos tratamientos naturales que pueden ayudar.

SUPLEMENTOS DE ENZIMAS

Es posible comprar enzimas para ayudar a digerir la lactosa. Estas son tabletas o gotas que se agrega a los alimentos y bebidas. También, la efectividad de estos productos parece variar de persona a persona. Sin embargo, los suplementos de enzima lactasa pueden ser muy efectivos para algunas personas.

Un estudio examinó los efectos de tres tipos diferentes de suplementos de lactasa en personas intolerantes a la lactosa que tomaron 20 o 50 gramos de lactosa. En comparación con el placebo, los tres suplementos de lactasa mejoraron los síntomas generales cuando se tomaron con 20 gramos de lactosa. Sin embargo, no fueron efectivos con la dosis más alta de 50 gramos de lactosa.

EXPOSICIÓN A LA LACTOSA

Si eres intolerante a la lactosa, incluir regularmente lactosa en tu dieta podría ayudar a tu cuerpo a adaptarse a ella. Hasta ahora, los estudios sobre esto son pocos y distantes entre sí, pero los estudios iniciales han mostrado algunos resultados positivos.

En un pequeño estudio, nueve personas intolerantes a la lactosa experimentaron un triple aumento en su producción de lactasa después de 16 días de comer lactosa. Se necesitan ensayos más rigurosos antes de poder hacer recomendaciones definitivas, pero puede ser posible entrenar el intestino para tolerar la lactosa.

LOS PROBIÓTICOS Y LOS PREBIÓTICOS

Los probióticos son microorganismos que proporcionan beneficios para la salud cuando se consumen. Los prebióticos son tipos de fibra que funcionan como alimento para estas bacterias. Alimentan las bacterias beneficiosas que ya tienes en tu intestino, para que prosperen.

Se ha demostrado que tanto los probióticos como los prebióticos reducen los síntomas de intolerancia a la lactosa, aunque la mayoría de los estudios hasta ahora han sido pequeños. Algunos tipos de probióticos y prebióticos pueden ser más efectivos que otros para las personas con intolerancia a la lactosa.

Se cree que uno de los probióticos más beneficiosos son las bifidobacterias, que a menudo se encuentran en los yogures y suplementos probióticos.

EN CONCLUSIÓN

Eliminar los lácteos de tu dieta puede significar que se pierda nutrientes importantes. Sin embargo, no siempre es necesario evitar por completo los lácteos si eres intolerante a la lactosa. La mayoría de las personas con intolerancia a la lactosa pueden tolerar pequeñas cantidades de lácteos.

Si necesita eliminar los lácteos por completo, es perfectamente posible tener una dieta sana y equilibrada sin ellos. Sólo asegúrese de incluir otras fuentes de calcio para obtener todo lo que necesita.

CONSULTA PSICOLÓGICA – (CLIC AQUÍ)

Categorías: PAREJAS Y FAMILIA