Todos los bebés babean, algunos más que otros. Cuando los niños pequeños babean es porque es una parte normal del desarrollo, se les están cayendo los dientes, se llevan todo a la boca y no han desarrollado tranquilamente el hábito de mantener los labios juntos.

A medida que los niños crecen, aprenden a controlar su saliva y la mayoría no babea después de los cuatro años. La excepción a esto son los niños con discapacidades.

Un niño con una discapacidad que interfiere con los nervios o músculos de la garganta y la boca puede babear después de esta edad. La capacidad deteriorada para tragar ocurre en niños con problemas neuromusculares, como parálisis cerebral.

LAS BACTERIAS

La saliva contiene agua y rastros de otras sustancias como sales y moco. La función del moco en la saliva es proteger la boca y la garganta al comer. Mantiene el tejido de las encías sano, elimina las bacterias de la boca, reduce el olor del aliento y comienza el proceso de digestión.

Los niños producen mucha más saliva que los adultos, de hecho hasta ocho veces más. Si el niño no traga la saliva, puede derramarse por la boca y observarse como babeo.

Aunque los niños producen mucha más saliva que los adultos, la causa del babeo excesivo no suele ser la producción excesiva de saliva, sino la incapacidad de procesar la saliva al tragar.

La falla al procesar la saliva generalmente se debe a que el niño no puede tragar adecuadamente, no puede tragar de manera eficiente o no traga con la frecuencia suficiente.

El babeo excesivo puede irritar la piel de su hijo, especialmente la cara, el cuello y el pecho. Si su hijo todavía está babeando entre las edades de tres y cuatro años, consulte con los profesionales para que le recomiende el tratamiento adecuado.

También, la producción excesiva de saliva puede ocurrir en bebés y niños con inflamación de las encías o enfermedad dental. Hay que evaluar la salud de los dientes y las encías de su hijo. Igualmente se puede verificar si la lengua y otros músculos de su hijo en la boca y la mandíbula se están desarrollando adecuadamente.

Babear en algunos casos puede considerarse un signo neurológico suave, lo que significa que puede indicar algún nivel de daño neurológico, y es preocupante si continúa hasta el tercer año o si se acompaña de otros retrasos en el desarrollo, como una marcha muy torpe, retraso motor fino o retrasos en el lenguaje.

EL RETRASO EN EL LENGUAJE Y EL HABLA

Cuando los músculos de la boca están débiles, un niño puede mantener la boca abierta simplemente porque es más fácil. Existe alguna evidencia que sugiere que los niños que respiran por la boca tienen un mayor riesgo de retraso en el habla, lo que parece deberse a un tono muscular deficiente en la lengua.

Si piensa dónde está su lengua mientras está sentado con la boca cerrada, notará que está contra el paladar. Esta postura de reposo requiere más fuerza muscular de la necesaria cuando la boca está abierta, con la lengua apoyada en el piso de la boca.

Ese tono muscular es realmente importante cuando se trata de producir los sonidos por ejemplo “erre”, y son esos sonidos con los que muchos niños que respiran por la boca tienen dificultades.

La capacidad deteriorada para retener la saliva en la boca también puede estar relacionada con la desproporción entre la lengua y la mandíbula inferior.

Al explorar la causa del babeo, es importante observar los hitos del desarrollo de su hijo y, en particular, su desarrollo del lenguaje y el habla. El babeo asociado con el retraso del habla puede ser el resultado de una incapacidad para controlar los músculos de la boca, incluida la lengua, los labios y la deglución.

Estos mismos músculos están involucrados en la producción de sonidos del habla. Esta disfunción causa el retraso del habla y no necesita estar asociada con ningún retraso del lenguaje receptivo.

Un niño que no puede producir sonidos del habla aún puede entender el lenguaje perfectamente bien. Una evaluación realizada por un psicoterapeuta del habla y el lenguaje puede determinar si un niño sufre algún tipo de disfunción.

Si se detecta un problema, el psicoterapeuta puede enseñarle ejercicios a su hijo y recomendarle técnicas que se pueden usar en casa para ayudar a rectificar la situación.Usualmente, el tamaño de la lengua es normal, pero la mandíbula inferior no está creciendo en proporción a la lengua y la cara.

EL DESARROLLO

Mientras el resto del desarrollo de su hijo esté encaminado, no hay que preocuparse por el babear a menos que continúe después de su tercer año. Sin embargo, si tiene alguna inquietud, debe mencionarla al profesional encargado.

Mientras tanto, use un babero hecho de tela. Debe ser puro algodón o una toalla. Siga cambiando el babero cada hora más o menos. Use un paño suave para limpiar la cara de su bebé tantas veces como sea necesario. Aplique vaselina alrededor de la cara para evitar erupciones.

Intente trabajar con su hijo y muéstrele cómo mantener los labios juntos. Muéstrele cómo tragar su saliva, luego haz una gran sonrisa abierta, luego una sonrisa cerrada. Haga que abra la boca y mueva solo la lengua.

CONSULTA PSICOLÓGICA – (CLIC AQUÍ)