Los padres a menudo sienten que al vivir en un hogar con adolescentes, de repente, viven en un planeta diferente. Además, piensan que sus hijos han sido poseídos por el espíritu de la rebeldía y el desafío.

Evidentemente, hay un aspecto de la biología natural y la maduración en el trabajo cuando los adolescentes exhiben un comportamiento insubordinado y testarudo.

ES PARTE DE SU DESARROLLO

Hay una sección del cerebro humano llamada corteza prefrontal cuya función es controlar la expresión de la personalidad, la toma de decisiones y la moderación del comportamiento social.

Nuestros años de adolescencia son el momento en el que comenzamos a practicar realmente el uso de esta sección de nuestro cerebro en el mundo real. Esto, lleva a criticar, discutir, probar límites y, en última instancia, comprender y con suerte controlar nuestro proceso de toma de decisiones.

En un sentido realista, debemos dejar que los adolescentes cometan sus propios errores para que puedan experimentar consecuencias y desarrollar más plenamente su corteza prefrontal.

RESPONDEN A LA PREVISIBILIDAD DE LOS PADRES

Los propios padres suelen ser bastante predecibles en sus reacciones a ciertas situaciones. Cada uno de nosotros hemos adoptado un estilo o sistema de crianza que a menudo se vuelve automático, en cierto sentido, y los hijos lo saben mejor que nosotros.

Ellos saben exactamente lo que vamos a decir cuando toman una decisión en particular, especialmente si ya han tomado esa decisión antes. Nuestros intentos de disciplina a menudo se convierten en nada para nuestros adolescentes, especialmente para los padres que tienen un historial de incumplimiento.

Los adolescentes a menudo encuentran aburridos a sus padres, y esta es una de las principales razones por las cuales los padres tienen que intente sorprender a su adolescente con un cumplido o con un tema de conversación inusual. Haga algo fuera de lo común en sus interacciones con ellos y vea cómo responden de manera diferente.

Probablemente haya escuchado el término de padres sobreprotectores. Se sabe que todos los padres tienen buenas intenciones cuando se trata de proporcionar la mejor vida que sabemos para los hijos, pero hay una diferencia entre la protección y la sobreprotección.

Los adolescentes necesitan la libertad suficiente para fomentar experiencias que los preparen para el mundo real después de que estén fuera de la casa.

Pero, si los padres crean una extensa lista de reglas familiares y domésticas que se cruzan en el ámbito de la sobreprotección, los adolescentes, no van a responden bien a esto.

Este ambiente fomenta la rebelión, que es lo contrario de lo que se está tratando de inculcar en los hijos. Hay que asegurarse de darle al adolescente suficiente espacio para que no se sienta sofocado cuando vuelva a casa. El hogar debe ser un lugar seguro donde quieran estar, no uno desagradable y confinado que intentan evitar.

NECESITAN MÁS ORIENTACIÓN

Ser padre es, de alguna manera, un acto de equilibrio entre encontrar la cantidad correcta de estructura y libertad para cada uno de sus hijos individualmente. A veces los padres les dan a sus hijos demasiada libertad, tanto que el adolescente se siente desorientado o, peor aún, no amado.

Los adolescentes fuera de control o que muestran un comportamiento fuera de control lo hacen a veces porque es una manifestación de un grito de ayuda, quieren más orientación de la que están recibiendo actualmente o porque se sienten perdidos social o psicológicamente.

No estamos diciendo que esto sea fácil de diagnosticar, pero conocer las posibilidades de lo que podría estar pasando por la mente de su adolescente lo ayudará a saber cómo responder.

LAS HORMONAS

Aunque no deberíamos atribuir toda la culpa del mal comportamiento de los adolescentes a las hormonas, ciertamente podemos atribuir algunas. Los cambios que tienen lugar dentro de sus cuerpos durante estos años cruciales de desarrollo a menudo resultan en acciones impulsivas y decisiones precipitadas. A veces su comportamiento es impredecible y sorprendente incluso para ellos mismos.

Hay que informarse leyendo o hablando con un profesional psicólogo para comprender mejor cómo las hormonas afectan el comportamiento de los adolescentes.

DEMASIADA PREOCUPACIÓN

Muchos padres sienten la necesidad de expresar sus inquietudes a su adolescente rebelde de manera regular, reiterando constantemente lo preocupados que están por ellos. Esto generalmente hace que el adolescente desarrolle el hábito de ignorar a sus padres cuando se les habla. Aunque los padres tienen buenas intenciones y lo hacen por amor a sus hijos, el constante lenguaje de preocupación comunica a los adolescentes que no tiene ayuda real para ofrecerles y que complacerlo es casi imposible.

Enviar un mensaje a nuestros adolescentes que diga por ejemplo, necesitas cambiar para que pueda dejar de preocuparme, no es útil. Es natural y necesario preocuparse como padre o madre, pero lo último que quiere hacer por su adolescente problemático es decirle que todo se trata de usted al mostrar constantemente lo preocupado que está. Recuerda que son ellos los que te importan. Eso es lo más importante.

PRESIONES SOCIALES

Con el llegada de la pornografía omnipresente y el acceso instantáneo a un contenido infinito, nuestros jóvenes ahora están expuestos a problemas y temas, como por ejemplo el alcohol, las drogas y el sexo, a los trece o catorce años, o quizás menos, en lugar de a los diecisiete o dieciocho años como solía ser.

La presión de grupo no sólo es más fuerte en los círculos sociales de la adolescencia de lo que siempre ha sido, sino que comienza mucho antes. Desarrollar una comprensión de la presión de grupo y sus influencias es una habilidad que puede llevar muchos años para que una persona aprenda, y el mundo de hoy está poniendo a los hijos en el meollo de la situación lo antes posible.

Enseñe a sus hijos a ser críticos con los mensajes de los medios, la importancia de tomar las decisiones correctas y cómo resistir la presión de los compañeros.

EL ESTILO DE APRENDIZAJE DEL ADOLESCENTE ES EXPERIMENTAL

Quizás tenga un adolescente que parece cambiar su estilo de ropa, su peinado, sus amigos y su comportamiento de manera aparentemente regular. De repente su adolescente es lo que se conoce como un alumno experimental, lo que significa que prefiere aprender a través de la participación directa.

Casi todos los adolescentes son observadores expertos. Mezcle esa habilidad con el hecho de que están en la edad en que la autoimagen y la percepción se están formando a diario y es posible que tenga un adolescente problemático probando tendencias, personalidades, ropa y grupos sociales.

Aunque a veces puede volverte loco, recuerda no juzgarlos con demasiada severidad. La esencia de quienes son todavía se encuentra debajo de la superficie. Algunas personas simplemente necesitan participar para descubrirse a sí mismas.

ADOLESCENCIA RETRASADA

Esto generalmente se manifiesta en adolescentes que, durante la mayoría de sus vidas, han tratado meticulosamente de hacer lo correcto y ser tan obedientes a la autoridad como sea posible.

Los hijos únicos y los primogénitos son los adolescentes más comunes que experimentan una adolescencia tardía, y el comportamiento rebelde tiende a surgir antes de los eventos que sugieren un cambio permanente, como un divorcio en el hogar o antes de ir a la universidad.

Los adolescentes necesitan ciertas habilidades para la vida para enfrentar este tipo de grandes cambios en la vida. Si todo lo que han hecho tiene éxito sin pensar hasta cierto punto, la rebelión a menudo está justo debajo de la superficie y estalla incluso en la manifestación más pequeña de los cambios en la vida.

Hacer lo mejor para enseñar a sus hijos el concepto de ser dueños de sus decisiones y asumir la responsabilidad de sus acciones a veces puede contrarrestar estos comportamientos.

CONSULTA PSICOLÓGICA – (CLIC AQUÍ)