Algo le ocurre al inicio e intimidad de las primeras épocas de una relación. Las dos personas lentamente dejan de comunicar lo que realmente piensan y sienten, y lentamente se alejan más y más el uno del otro emocionalmente.

Sus corazones se instalan en una intimidad parcial o en una relación separada, sin una conexión total entre ellos. En otros casos, la división toma formas más venenosas, como asuntos, adicciones o incluso divorcios. Examinemos en primer lugar por qué el intercambio se detiene y cómo se produce el desapego en una relación.

APRENDEN QUE COMPARTIR NO ES SEGURO

Para que dos corazones estén conectados, debe haber un lugar para compartir sentimientos cuando uno se siente seguro. Muchas parejas encuentran que la actitud defensiva, el ataque, la culpa, el juicio, el alejamiento, la ira y otras cosas malas suceden en su relación cuando comparten lo que está en su corazón, por lo que simplemente dejan de hacerlo. Tienen pocas esperanzas de resolver un conflicto o ser escuchados. Renuncian a compartir honestamente entre ellos.

TIENEN VIEJOS TEMORES QUE LES IMPIDE COMPARTIR

Para algunas parejas, no son las cosas que encuentran en su matrimonio lo que les impide ser directos y abiertos, son las cosas que aportan al matrimonio. Llevan temores de experiencias pasadas que les han enseñado que compartir no es algo seguro y que sucederá algo malo si eres totalmente honesto, como el abandono, la crítica, el rechazo, el abuso, la desaprobación, la ira, la interrupción de la unión, la retirada, el ataque o juicio. Por lo tanto, evitan compartir y, como resultado, la intimidad sufre.

NO TIENEN LAS HABILIDADES NI SABEN CÓMO COMPARTIR

Algunas personas no crecieron en familias que se comunicaban bien o que otras personas no les mostraron cómo es la comunicación real y honesta. Al comienzo de la relación, pueden compartir con su pareja cuando no hay muchas cosas realmente amenazadoras para revelar o resolver, pero a medida que pasa el tiempo y el apego se profundiza, descubren que compartir requiere habilidades de comunicación que simplemente no poseen y no saben cómo hacerlo.

HAN TENIDO EXPERIENCIAS QUE SON DEMASIADO DOLOROSAS

A veces, las cosas malas que suceden en la vida y en un matrimonio son demasiado dolorosas para saber cómo lidiar con ellas. Estos eventos molestan el rumbo de un compañero. Algunas parejas, por ejemplo, se separan después de la pérdida de un hijo o algún otro trauma devastador. El dolor es demasiado para ellos para ser honestos, y se apagan y se excluyen mutuamente.

SIENTEN QUE LAS COSAS QUE QUIEREN COMPARTIR SON INACEPTABLES

Estos pueden ser fracasos en la relación o profundos secretos sobre ellos mismos. Pero sea lo que sea lo que les gustaría compartir, la vergüenza y el miedo a la pérdida del amor mantienen sus corazones encerrados dentro. No pueden aceptar ciertas cosas sobre sí mismos, y se sienten tan terribles con ellos que realmente tienen miedo de abrirse.

PIENSAN QUE SUS DESEOS NO SON IMPORTANTES

A muchas personas se les ha enseñado que lo que quieren no importa, es egoísta o tiene poca o ninguna posibilidad de realizarse. Entonces dejaron de sentir esas cosas y de comunicarlas. No se dan cuenta de que comunicar sus deseos y sentimientos en realidad se suma a la relación de la otra persona.

Cualquiera sea la razón, ocultar los sentimientos no solo es deshonesto, sino que es una actitud tonta que puede hundir un matrimonio en un mar de mentiras y falta de comunicación. Si este es tu problema, puedes hacer algo al respecto. Y no es tan difícil como piensas.

Categorías: PAREJAS Y FAMILIA