La humanidad ha evolucionado social y económicamente de la misma manera durante todos nuestros años de existencia. De esta manera, las personas estuvieron impulsadas por el poder. Esta es la única habilidad que los hombres buscan sobre los demás para controlar el comportamiento o cambiar el curso de los acontecimientos.

EL PODER Y EL DINERO HACEN FELIZ A LA GENTE

Según los investigadores, el poder es un leve impulso que naturalmente anhelamos. Se ha manifestado que el poder es un gran deseo común del hombre.

Las personas poderosas pueden actuar como ellas mismas en lugar de tener que actuar como a los demás les gustaría ser, esta realidad debería hacer felices a las personas poderosas.

Las personas poderosas pueden actuar como ellas mismas sin ser ignoradas por otros. Así podemos estar de acuerdo en que ser poderoso permite a uno realmente actuar. Esta autenticidad los hace sentir bien y felices de poder, hacer lo que quieran como a cualquiera le gustaría ser.

Aquí surge otra cuestión sobre si las personas ven el dominio político como una clase más alta. Podemos concluir que el poder nos da un paso para ser más como nosotros cuando somos política o financieramente más fuertes que otras personas.

LAS PERSONAS SE SIENTEN INÚTILES CUANDO NO ESTÁN A CARGO DE ALGO

Es verdad, las personas se sienten inútiles en la vida cuando no están a cargo de algo o de un grupo de personas, para compensar esto, toman el control por la fuerza para satisfacer su necesidad de poder.

El poder es una fuerza que necesita un objeto para tener poder, una persona tiene que tenerlo sobre algo o alguien. Uno pensaría que este sería el atractivo del poder, poder controlar las cosas, cambiarlas para que se ajusten a su visión de la realidad. Pero algunos estudios sugieren que las personas que desean poder buscan controlar una cosa, a ellas mismas.

LAS PERSONAS QUIEREN PODER Y DINERO PORQUE QUIEREN AUTONOMÍA

Asimismo, el deseo de poder puede estar algo fuera de lugar, en general, cuando las personas dicen que quieren poder, lo que realmente quieren es autonomía. Y cuando obtienen esa autonomía, tienden a dejar de desear poder.

Que las personas valorarían la autonomía sobre las influencias con la teoría de la autodeterminación, una teoría psicológica que sugiere que la autonomía es una de las necesidades psicológicas básicas de los humanos, junto con la relación y la competencia.

Otro estudio sugiere que si bien la lucha por el poder reduce el bienestar de las personas, una vez que tienen poder, realmente son más felices, porque se sienten más auténticos, el poder les hace sentir que las circunstancias de sus vidas están más en línea con quienes sienten que están dentro. Eso puede deberse a que el poder les da la libertad de tomar sus propias decisiones, y su sensación de bienestar crece cuando hacen lo que quieren.

CONSULTA PSICOLÓGICA – (CLIC AQUÍ)