Las personas a veces tienen dificultad para dejar sus cosas, esto se debe a las excusas muy usadas que ponen para poder guardar sus cosas viejas.

Pero lo bueno de todo esto es que para dejar de lado el desorden se debe aprender a comprender el miedo que se tiene de separarse de un elemento en particular.

Aquí hay algunas razones por las que es difícil abandonar nuestras posesiones, además de consejos para superar el miedo y poder hacer más espacio para las cosas que realmente importan en el hogar.

NUESTRAS COSAS TIENEN VALOR SENTIMENTAL

La razón más común por la que nos aferramos a las cosas es porque somos personas sentimentales. La pequeña botella de arena blanca de tu viaje de verano. El anillo de tu abuela. Tu camiseta de concierto de una primera cita. Muchas cosas que poseemos nos recuerdan a un ser querido, un viaje especial o un período feliz en nuestras vidas, lo que hace que sea difícil separarse de ellos.

Los expertos aconsejan preguntarse si se recordará la ocasión o a la persona en cuestión sin el artículo adjunto. Si puedes decir que sí, puedes donar ese artículo a alguien más. Pero si estás tentado a quedarse con el artículo por el motivo de la nostalgia, toma una foto y anota algunas palabras sobre su importancia.

NOS PREOCUPA QUE PODAMOS NECESITAR ALGO NUEVAMENTE

Esta es una de las excusas más peligrosas que existen. Es por eso que nos aferramos a todo, desde manuales de instrucciones y lápices de colores rotos hasta tablas de surf y viejos libros de texto de diferentes materias.

Sin embargo, hay una diferencia entre necesitar algo y probablemente necesitar algo. Almacenar cosas que no usamos o que nos gustan solo porque creemos que algún día podríamos necesitarlas nuevamente no es productivo ni saludable.

Realmente hay que preguntarse cuándo se utilizó por última vez el artículo en cuestión, y si ha pasado un año o más, puedes dejarlo pasar. En ocasiones te deshaces de algo que quieres de nuevo. Está bien, pero puedes pedirlo prestado o alquilarlo, si es necesario.

NOS SENTIMOS CULPABLES POR DESHACERNOS DE ALGO DE ALGUIEN QUE AMAMOS

La culpa puede jugar un papel importante en nuestra resistencia al desorden. A menudo nos sentimos culpables si nos deshacemos de algo de alguien que amamos. Entonces, en lugar de guardar en un armario ese cuadro enmarcado que tu amigo te compró, simplemente déjelo ir. Haz arreglos para ponerlo en manos de alguien que lo apreciará, es la mejor manera de honrar a tu ser querido.

NOS SENTIMOS CULPABLES POR EL DINERO QUE GASTAMOS

La disminución de la culpa ocurre cuando somos reacios a dejar ir algo porque hemos gastado una cantidad significativa de dinero en ello. Tal vez sea la licuadora cara y voluminosa que te das cuenta de que nunca usarás o el abrigo de invierno no reembolsable que te provoca picazón o la elegante estantería que derrochaste solo para descubrir que choca con tu decoración.

Cualquiera que sea el artículo, es tentador querer conservarlo simplemente debido a su valor monetario percibido. Pero, sólo porque gastamos dinero en algo en un momento no significa que todavía tenga ese valor en soles o dólares. Pregúntate si ese valor en soles o dólares vale el espacio que ocupa en tu casa.

ASOCIAMOS NUESTROS SUEÑOS Y ESPERANZAS A NUESTRAS POSESIONES

En ocasiones, cuando nos despedimos de un artículo, también nos despedimos con la esperanza de que ese artículo nos represente. Mantenemos cajas llenas de provisiones de artesanía porque algún día construiremos esa casa de muñecas y coseremos esas colchas. Mantenemos montones de revistas porque comenzaremos a cocinar gourmet cualquier día de estos.

Y la lista continúa, también guardas el conjunto completo de novelas de tu artista favorito porque estás decidido a desarrollar un hábito de lectura. Mantienes un par de jeans ajustados demasiado pequeños porque quieres perder 10 kilos. Dejas que tu guitarra acústica acumule polvo en el armario porque crees que tal vez algún día aprenderás a tocar.

Dejar estas cosas puede parecer un fracaso o una vergüenza. Puede sentirse como renunciar a un sueño. Pero a pesar de lo difícil que es dejarlo ir, es mucho más difícil aferrarse a algo que no trae alegría tangible a su vida. Hay que ser honestos con nosotros mismos y dejar ir el artículo para que uno pueda crear más espacio para algo que mejor se adapte a nuestros hábitos y estilo de vida. También, deshacerse del desorden puede incluso mejorar la salud.

NO BUSCAMOS UN TIEMPO LIBRE

El tiempo es precioso, y lo último en lo que la mayoría de nosotros queremos gastarlo es en limpiar. Es por eso que nuestras cosas viejas se acumulan tan rápido, a menudo no nos tomamos el tiempo para considerar las cosas que poseemos y el valor, o falta de ellas, que aportan a nuestras vidas.

El desorden equivale a decisiones postergadas, ya sea la decisión de retrasar la limpieza de tu gran armario o dejar el montón de papeles en tu escritorio para mañana. En lugar de esperar hasta que tengas un fin de semana entero para ordenar tus cosas, toma pequeñas decisiones a medida que surjan. Tienes que elegir un contenedor para la basura y otro para artículos para donar, luego bota las cosas cuando te des cuenta de que ya no las necesitas.

CONSULTA PSICOLÓGICA – (CLIC AQUÍ)