Hay un momento en que el dinero puede comprar cierto grado de felicidad. Y ese momento es cuando no tienes suficiente dinero para cubrir las necesidades básicas de la vida, como cuando no tienes suficiente dinero para comida o ropa.

Tener suficiente dinero para pagar tus deudas y comprar las cosas que necesitas puede marcar una gran diferencia para muchos. Sin embargo, hay una clara diferencia entre aquellos que necesitan dinero para comprar sus necesidades de la vida y aquellos que sólo quieren hacerse ricos.

La pregunta es ¿cuánto dinero necesitas? ¿cuándo has ganado suficiente dinero?

El filósofo griego Epicteto escribió una vez: “La riqueza no consiste en tener grandes posesiones, sino en tener pocas necesidades”. Esta es una de mis frases favoritas sobre el dinero, no se puede comprar la felicidad, e ilustra perfectamente la actitud sobre el dinero por la que todos deberíamos luchar.

Según estudios realizados, el dinero compra la felicidad hasta cierta cantidad límite. El dinero adicional ganado sobre esa cantidad produce muy poca felicidad agregada.

Pero, ¿por qué el dinero no puede comprar la felicidad?

Muchos parecen tener dificultades para comprender por qué el dinero no puede comprar la felicidad. Después de todo, parece lógico que tener lo suficiente para pagar las deudas y comprar un montón de cosas divertidas te haga sentir mejor.

Pero, esa no es la forma en que funciona.

Hay muy buenas razones por las que tener un ingreso más alto no necesariamente hace a una persona más feliz. De hecho, puede tener el efecto contrario. Muchas personas ricas, por ejemplo, son en realidad muy miserables. Aquí presento algunas razones por las que el dinero no puede comprar la felicidad

TENER MÁS COSAS ES IGUAL A TENER MÁS TRABAJO

Una cosa en la que muchos no piensan es en cuanto más cosas poseas, más trabajo se necesita para cuidarlas. Piensa en la casa en la que vives. Si bien vivir en una casa más grande puede sonar genial, tiene sus aspectos negativos a considerar. Por ejemplo, se necesita más tiempo, trabajo y esfuerzo para limpiar una casa más grande.

TENER MÁS COSAS ES IGUAL A TENER MENOS TIEMPO LIBRE

Cuantas más cosas tengas, menos tiempo libre tendrás para disfrutar de la vida porque dedicarás tiempo a mantener y limpiar las cosas que compraste. Uno de los activos más valiosos que tenemos es nuestro tiempo. Lamentablemente, cuando muchos no están trabajando en sus trabajos, regresan a casa para hacerse cargo de las tareas del hogar y se pierden el descanso que tanto necesitan.

Cuanto más grande sea la casa, por ejemplo, más tiempo libre tendrás para limpiarla. Lo mismo ocurre con tus vehículos. Si compras un automóvil elegante para conducir los fines de semana, por ejemplo, puedes ensuciarlo en algún lugar, lo que te hará pasar gran parte de tu tiempo libre lavándolo, encerándolo y limpiando el interior.

TENER MÁS COSAS ES IGUAL A TENER MÁS GASTOS

Cuantas más cosas poseas, más dinero tendrás que gastar para mantenerlas. Las casas más grandes, por ejemplo, necesitan más reparaciones que las más pequeñas. Hay más cosas que pueden salir mal o romperse.

Desafortunadamente, las reparaciones son una parte necesaria de la propiedad de una vivienda. Pero las reparaciones pueden resultar caras. Y si intentas hacerlo tú mismo, volvemos a utilizar tu tiempo libre.

Las casas más grandes también cuestan más para vivir. Mientras más grande sea tu casa, más dinero te costará mantenerla. También está el tema de los impuestos a la propiedad. Las casas más grandes suelen valer más, y eso significa que debes pagar más impuestos a la propiedad cada año.

No dejes que tus cosas te posean. Cuantas más cosas poseas, más trabajo y dinero se necesita para mantenerlas. A veces menos es más. Tener menos cosas puede liberar algo de tu tiempo para hacer las cosas que disfrutas.

COMPRAR COSAS SÓLO PROPORCIONA SATISFACCIÓN TEMPORAL

El dinero puede comprar felicidad o satisfacción a corto plazo. Casi todo el mundo ha experimentado una euforia al comprar algo que deseaba. Pero esos sentimientos de satisfacción suelen ser temporales. Pueden durar algunas semanas antes de que se desvanezcan y esa cosa nueva ya no sea interesante ni emocionante.

La ciencia ha confirmado que obtenemos más satisfacción de nuestras experiencias que de comprar cosas. Las experiencias pueden ser más significativas y tampoco tienen que costar mucho.

Reunirse con algunos amigos que no has visto en un tiempo, por ejemplo, puede brindarte mucha más satisfacción que comprar ese artículo costoso que has estado mirando. Una velada con tus amigos podría crear un gran recuerdo que podría durar toda la vida. El artículo costoso que compres eventualmente se desgastará y tendrá que ser reemplazado. ¿Aquí, dónde está la diversión?

ESTAR PENDIENTE DE LOS VECINOS NO ES DIVERTIDO

Una razón por la que muchos piensan que el dinero puede comprar la felicidad es porque ven a sus vecinos y a otras personas a su alrededor viviendo en grandes mansiones, conduciendo autos lujosos y persiguiendo pasatiempos costosos, y realmente parece que están disfrutando de la vida, porque realmente se ven felices. Y desean el mismo estilo de vida para ellos.

El problema de tratar de mantenerse al día con los vecinos es que siempre habrá alguien nuevo que llegue y que tenga más cosas que tú. El deseo continuo de más cosas obliga a las personas a trabajar más o más duro para comprar las cosas que creen que no pueden vivir sin ellas.

La raíz del problema de estar pendientes de los vecinos o de las demás personas es la envidia. Se trata de desear continuamente lo que otras personas tienen y nunca estar satisfecho con lo que ya tienes. La envidia te comerá vivo. Te robará tu felicidad y evitará que experimentes la verdadera felicidad en la vida.

NUNCA SERÁ SUFICIENTE

Si le preguntas a la mayoría de las personas cuánto dinero necesitan para ser felices, la cantidad que le dan será casi siempre más de lo que tienen actualmente. Siempre es más.

El problema con esto es que cuando muchos ganan un aumento en el trabajo, a menudo compran más cosas con él. En lugar de estar contentos con el automóvil económico que conducen actualmente, algunos usarán un aumento como excusa para salir y comprar un automóvil más elegante.

Una de las claves de la felicidad en la vida es aprender a contentarse con lo que tienes. Vivir por debajo de tus posibilidades tiene muchos beneficios. Además de los obvios beneficios económicos, también tendrás mucho menos estrés en tu vida.

Otra clave importante para la felicidad en la vida es no compararse con los demás. Así que tu vecino acaba de comprar un coche nuevo y elegante. ¿Y qué? Deja que tu vecino disfrute de su nuevo vehículo mientras tú te consuelas con el hecho de que no te endeudaste mucho para comprar algo que no necesitabas.

EL DINERO NO PUEDE DARTE TRANQUILIDAD

La verdadera felicidad no tiene nada que ver con el tamaño de tu cuenta bancaria. Es un estado de ánimo. La gente puede ser feliz, sea pobre o rica. Es una elección. Muchas personas, por ejemplo, crecen en la pobreza y ni siquiera se dan cuenta hasta que son mayores. No eran sus posesiones materiales las que los hacían felices. A menudo eran sus estrechos lazos familiares y amistades.

La tranquilidad a menudo se puede lograr manteniendo las cosas en perspectiva. Entonces, ¿qué pasa si no vives en la mejor casa o conduces el mejor auto? Al menos tienes una casa y un vehículo. Muchos en el mundo tienen que caminar a todos lados. Y otros ni siquiera tienen zapatos. Es una cuestión de cómo ves tu situación.

EL DINERO PUEDE CONVERTIRSE EN TU AMO

¿Por qué vas a trabajar? ¿Es para ganar suficiente dinero para comprar las cosas que necesitas en la vida, o es para ganar cada vez más dinero para poder mantenerte al día con los vecinos?

Si tu meta en la vida es hacerte rico para poder comprar muchas cosas que no necesitas, puedes convertirte en un esclavo de tu trabajo y de ganar el dinero que deseas. En otras palabras, en lugar de tener el control de tu vida, vives por dinero. El dinero es tu amo.

El dinero es algo que usas para comprar las cosas que necesitas. No es más que una herramienta. No es bueno que el dinero te domine tanto que se convierta en tu amo, un amo que dicta cómo gastas la mayor parte de tu tiempo, trabajando para ganar más.

Si deseas ser verdaderamente libre, podría valer la pena considerar establecer una nueva relación con el dinero. Si te encuentras deseando un nuevo automóvil, motocicleta o cualquier otra cosa, por ejemplo, pregúntate por qué lo deseas. ¿Realmente lo necesitas? ¿O es otra cosa que te ocupará más tiempo y recursos?

EL DINERO NO PUEDE COMPRAR AMIGOS Y FAMILIARES

Cuando las personas están en su lecho de muerte, por lo general no piden ver las cosas que poseen por última vez. Cuando saben que les queda poco tiempo, las cosas que han acumulado a lo largo de los años ya no importan. Sus logros tampoco son importantes. Nadie pide ver su automóvil por última vez.

Cuando las personas saben que se están muriendo y sólo les queda un poco de tiempo, quieren estar cerca de sus seres queridos, sus amigos y familiares. Son las personas las que realmente importan, no las cosas. Y los amigos y la familia no se pueden comprar.

En lugar de concentrarse en acumular más dinero y otras cosas, la verdadera felicidad proviene de fomentar las relaciones y hacer nuevos amigos. Alguien que realmente te ama no se preocupará por tu patrimonio neto. Esa persona te valorará por lo que eres.

EL DINERO NO PUEDE COMPRAR EL AMOR

¿Alguna vez has notado que tantas celebridades adineradas atraviesan múltiples matrimonios? Tan ricos como son, nunca parecen encontrar la verdadera felicidad en sus relaciones. Eso es porque el dinero no puede comprar el amor.

Al verdadero amor no le importa si alguien es rico o pobre. Pero cuando tu enfoque en la vida está en el dinero, el poder y la fama, y ​​no en tu pareja, tu relación se verá afectada. Las relaciones de las personas con sus cónyuges afectan su felicidad mucho más que la cantidad de dinero que tienen. Y la mayoría podría obtener un retorno de la inversión mucho mayor al invertir en sus relaciones que al ganar más dinero y comprar más cosas.

CONSULTA PSICOLÓGICA – (CLIC AQUÍ)