Sólo se necesita mirar el continuo éxito de las franquicias de horror, para poder entender que las películas de terror no tienen que ser buenas y aprobadas por la gente. Además, los subgéneros de horror son un material de archivo cada vez más popular. Pero, ¿por qué a la gente le gusta ver películas de miedo?

PRINCIPALES FACTORES PARA QUE EL HORROR SEA UN GÉNERO ATRACTIVO

Estos son los principales factores por lo que el horror es un género atractivo:

Primero, la tensión, que proporciona una sensación de suspenso o misterio, terror, conmoción o miedo.

Segundo, la relevancia, que crea una conexión cultural o personal, aprovechando un miedo incorporado como la muerte.

Tercero, el irrealismo, para tener un elemento distintivo que separa al espectador de lo que está viendo y la realidad, lo que permite la distancia de los eventos vistos.

La mezcla de relevancia, creando una conexión personal, una razón para que nos sintamos involucrados en la supervivencia del protagonista o los acontecimientos que se desarrollan, y el irrealismo, la separación de lo que estamos viendo, puede usarse para explicar lo que nos permite ver escenas, películas llenas de sangre, mientras se aleja de imágenes similares de la vida real en documentales o informes de noticias.

CONCEPTOS ANTIGUOS

Los expertos en cine creen que nuestro disfrute del horror y la atracción por el lado oscuro del cine de terror podrían provenir de nuestra necesidad de comprender el concepto de lo que es malo. La gente va al cine a ver películas de terror porque quiere asustarse o sino no iría.

Antiguamente, las explicaciones religiosas del mal hoy en día reciben un diagnóstico. Uno somete las malas acciones a modelos explicativos científicos o psicoterapéuticos. En la sociedad en su conjunto, poca o ninguna discusión gira en torno al mal. Sin embargo, en la cultura popular, y especialmente en el mundo del cine, el mal se presenta como un fenómeno independiente a través del género de terror.

Cuando se trata de actos extremos y eventos horribles, nos gusta describirlos como inhumanos o malvados. Mientras que en nuestra vida cotidiana, como la religión ha jugado un papel cada vez menos importante en nuestra comprensión de cómo funcionan las cosas y nuestras motivaciones, también ha disminuido el concepto del mal.

A través de géneros como el horror, podemos asegurarnos de que los actos que estamos viendo no son racionales o pensados, a menudo ni siquiera son humanos, sino son la causa de una fuerza de otro mundo.

EL CONTROL EN UN AMBIENTE SEGURO

Este podría ser el elemento de control que tenemos como espectadores, cuando la violencia en la pantalla no es atractiva. La naturaleza ficticia de las películas de terror nos permite a los espectadores un mayor sentido de control al colocar una distancia psicológica entre nosotros y la violencia que vemos.

Esta comprensión de que lo que estamos viendo no es real ayuda a crear distancia, permitiéndonos sumergirnos en lo que estamos viendo.

Los especialistas en psicología manifiestan que la gente va al cine de terror porque quiere asustarse o sino no iría. Eliges tu entretenimiento porque quieres que te afecte. Eso es indubitablemente cierto para las personas que acuden a productos de entretenimiento como películas de terror que tienen grandes efectos. Ellos quieren ver esos efectos.

Ellos quieren que las películas de terror, proporcionen una resolución justa al final. El chico malo lo entiende. Aunque eligen mirar estas cosas, las imágenes siguen siendo inquietantes para muchas personas. Pero las personas tienen la capacidad de prestar atención tanto o tan poco como les interesa para controlar el efecto emocional que tiene sobre ellas.

Los psicólogos explican que esto es una red de seguridad que viene con ver una película de terror, visitar una casa embrujada o jugar un videojuego aterrador, lo que nos permite disfrutarla como una forma de entretenimiento. Cuando nos asustamos, nuestros cuerpos entrarán en modo de lucha, huida o congelación.

Pero, nuestros cerebros son buenos en lo que hacen, por lo tanto, si estamos en un entorno donde tenemos un susto “seguro”, nuestros cerebros evaluarán rápidamente la situación y nos dirán que estamos libres de riesgo, que en realidad estamos buscando miedo y suspenso “controlados”, porque sabemos que estamos a salvo.

LA CATARSIS

Posiblemente no sea solo la experiencia de ver películas de terror lo que disfrutamos, sino las consecuencias que realmente nos hacen sentir bien. A medida que vemos películas de miedo, nuestro ritmo cardíaco, presión arterial y respiración aumentan. Cuando termina la película, nuestras reacciones fisiológicas permanecen.

Puede ocurrir un proceso de transferencia de excitación, lo que significa que todo lo positivo que sentimos, como la sensación de divertirnos con amigos o pasar un buen rato con nuestra cita, se intensifica, eclipsando cualquier sentimiento negativo que también podamos haber experimentado. Esto puede dejarnos con ganas de repetir la experiencia, hemos enfrentado nuestros miedos y lo hemos superado, y queremos volver a hacerlo.

Otra teoría comúnmente relacionada con por qué amamos los videojuegos violentos sugiere que al mirar películas violentas o aterradoras, podemos estar purgando la agresión o las emociones negativas acumuladas.

VINCULACIÓN Y REACCIONES FÍSICAS

Recuerdas la última vez que saliste a ver una película de terror o visitaste una casa embrujada. ¿Lo afrontaste solo? ¿O lo hiciste una experiencia grupal? Las películas de terror son un derecho de paso cuando se trata de citas, y por una buena razón. La investigación sugiere que las películas de terror pueden ser el escenario perfecto para una cita.

Están diseñadas para provocar una respuesta de excitación, las películas de terror pueden hacernos experimentar una mezcla de respuestas fisiológicas que podemos confundir con algo más positivo, lo que a menudo nos lleva a confundir nuestra respuesta fisiológica de miedo con la de atracción o excitación.

Entre susto de salto, partituras musicales atmosféricas, imágenes de ritmo rápido y un miedo a menudo subyacente a lo desconocido, las películas de terror están diseñadas para obtener respuestas de nosotros. Podemos saber conscientemente que lo que estamos viendo no es real, pero nuestros cuerpos aún pueden experimentar las mismas reacciones físicas, liberando golpes de endorfinas y dopamina, como si lo que estamos presenciando realmente haya sucedido.

Al ver películas de terror acompañados, también podemos sentirnos más conectados con aquellos con quienes estamos viendo. Nuestra experiencia compartida de enfrentar acompañados los eventos que provocan miedo puede llevarnos a sentirnos física y emocionalmente más cerca el uno del otro.

CONSULTA PSICOLÓGICA – (CLIC AQUÍ)