El que tu hijo o hija no quiera lavarse los dientes no es negociable.  No importa cuánto no les guste, tienen que hacerlo. O terminarán con dientes sucios llenos de caries en poco tiempo. Esto lo sabes bien, y entonces tienes la batalla diaria para que se limpien los dientes. Pero no es tan fácil cuando odian cepillarse los dientes.

Aquí algunas de las razones de por qué no les gusta cepillarse los dientes:

MI HIJO NO SE QUIERE CEPILLAR LOS DIENTES PORQUE ES UN NIÑO PEQUEÑO

La primera razón para considerar por qué su hijo no quiere cepillarse los dientes es porque es un niño pequeño. Podría ser tan simple como eso, los niños pequeños quieren seguir moviéndose y tener que quedarse quietos mientras les cepillas los dientes durante dos minutos puede parecer una eternidad en la mente de un niño pequeño.

Si tienes un hijo de uno a tres años, debes saber que esta es probablemente la razón por la que odian cepillarse los dientes.

MI HIJA NO QUIERE CEPILLARSE LOS DIENTES PORQUE DUELE O SE SIENTE RARO

Los niños mayores y algunos niños pequeños, se niegan a cepillarse los dientes debido a cómo se siente cepillarse los dientes. Si su hija es sensible a las sensaciones, cepillarse los dientes puede ser doloroso, incómodo o incluso molesto.

Es difícil para nosotros relacionarnos porque nos cepillamos los dientes todos los días y nunca es doloroso. Pero, los niños no han tenido la exposición a largo plazo que nosotros tenemos. No son insensibles al cepillado vigoroso.

Además, esta sensibilidad se asocia comúnmente con problemas o necesidades sensoriales en los niños. Eso no significa que necesiten ningún tipo de diagnóstico, pero podría significar que están experimentando sensaciones de manera diferente a la mayoría de los otros niños.

Es fundamental tener en cuenta y apoyar esa diferencia. Si no estás seguro de si a tu hijo no le gusta la sensación de cepillarse los dientes, pregúntale por qué no le gusta cepillarse los dientes. Asegúrate de preguntar en un momento alejado del cepillado regular de los dientes cuando las emociones no se están agotando. Su respuesta puede darte mucha información.

MI HIJO NO SE CEPILLA LOS DIENTES POR EL SABOR

Es posible que tampoco les guste el sabor de la pasta de dientes, por eso siempre es una buena idea preguntar si les gustaría probar otro sabor. Luego, permítales elegir el tipo que creen que les gustaría. Incluso si el sabor no tiene mucho que ver con eso, preguntarles les da una sensación de control que ayudará a la situación.

¿CÓMO HACER PARA QUE LOS NIÑOS SE CEPILLEN LOS DIENTES?

Aquí algunos consejos útiles:

PARARSE DETRÁS DE LOS NIÑOS

Esto puede parecer extraño, pero puede contender mejor a su hijo si se va para atrás y se inclina para cepillarse los dientes. Y lo más importante es que les da a los niños una sensación de seguridad cuando pueden apoyarse en ti si las sensaciones de cepillarse los dientes les causan irritación.

CANTAR CON TUS HIJOS

Elije una canción infantil para usar cada vez que cepilles los dientes de tus hijos. No importa qué canción mientras no sea demasiada larga. Las primeras dos veces que cantes no ayudarán mucho, pero a medida que cantes constantemente la canción cada vez que tus hijos se cepillen los dientes, comenzarán a aprender cuánto tiempo más tienen que tolerar el cepillado de dientes.

PARARSE FRENTE AL ESPEJO

Colocar al niño o niña frente al espejo cuando les cepilles los dientes. Agarra un taburete si es necesario, cuando el niño puede ver lo que estás haciendo, en lugar de sentir ciegamente las sensaciones, le ayuda a tolerar el cepillado de sus dientes.

Además, si bien la mayoría de los dentistas recomiendan a los padres que empiecen a cepillar los dientes de los niños a partir de los seis años de edad, también pueden ir aprendiendo, con algunos juguetes, a hacerlo antes de esa edad. Ellos tienen el control, lo que a los niños pequeños les encanta. Y, para los niños con sensibilidades, pueden tolerar mejor las sensaciones.

HAY QUE DAR ADVERTENCIAS

Muchos niños se frustran y se niegan a cumplir con el cepillado de dientes porque no les gusta. Están jugando y no quieren dejar lo que están haciendo. Recuerde, ellos no entienden el tiempo como nosotros. No entienden, es casi la hora de dormir y tienen que lavarse los dientes ahora o será demasiado tarde y estarán demasiado cansados ​​ al día siguiente.

Dar algunas advertencias simples con anticipación puede ayudar a los niños a dejar de hacer lo que hacen más fácilmente. También les ayuda a prepararse mentalmente para una tarea que quizás no les guste.

Dependiendo de su edad y cuánto odian el cepillado de dientes, determinarán cuántos recordatorios necesitan.

USAR ACTIVIDADES SENSORIALES ANTES DEL CEPILLADO

Si a su hijo le cuesta mucho quedarse quieto para cepillarse los dientes o es realmente sensible, es posible que desee experimentar con algunas actividades sensoriales antes de intentar cepillarse los dientes. Entre diez a treinta minutos antes de cepillarse los dientes, puede intentar dejar que saquen energía saltando en un trampolín o corriendo por el patio trasero.

Así se prepara al cuerpo para cepillarse los dientes para que puedan tolerarlo más fácilmente. Las actividades que puede utilizar para realizar esto varían considerablemente, dependiendo de lo que ayude a su hijo a calmarse.

CONSULTA PSICOLÓGICA – (CLIC AQUÍ)