psicólogos arequipa

Cuando eres un niño o niña el mundo te puede parecer inmenso, así que tal vez eso sea parte de lo atractivo de esconderse en un lugar pequeño y acogedor, donde tú te sientas indudablemente seguro. ¿Acaso serán recuerdos del vientre materno? El disfrute por parte de su hijo de esconderse en los rincones estrechos y espacios especiales comienza con la seguridad temprana de estar cerca de usted y este cariño por los pequeños espacios confinados continúa durante la infancia.

A un niño de nueve meses le encantará sentarse en una caja; a un niño de doce meses, le encantará arrastrarse por un tubo; y un niño de dos años, disfrutará esconderse debajo de la mesa, si bien nosotros necesitamos más libertad de movimiento a medida que crecemos, la comodidad de estar aislados nunca desaparece. Mientras que un espacio pequeño sin un escape viable puede ser claustrofobia, uno con una salida posible nos da suficiente seguridad para dejar ir las emociones reprimidas.

Los rincones secretos pueden convertirse en todas las formas y tamaños. Puede ser la sala de la casa que está con sábanas esparcidas por el sofá o un sillón o quizás un campamento al aire libre improvisado.

Para su hijo, los beneficios son la oportunidad de disfrutar de un juego imaginativo e inspirado y la oportunidad de escapar a su propio escondite especial, un pequeño retiro diseñado especialmente para ellos. Es definitivamente esencial recordar que los niños necesitan algo de tiempo y espacio lejos de la mirada de los adultos. En sus lugares secretos, entran en juego todo tipo de procesos imaginativos. Al mismo tiempo, están experimentando su primera experiencia de independencia.

CONSULTA PSICOLÓGICA – (CLIC AQUÍ)