La mayoría de los niños pasan por una etapa en la que le temen a la oscuridad. Cualquier crujido de piso, persiana susurrante o golpe aleatorio en la noche los llena de terror. Ahora, he aquí el por qué, y por qué tal vez nunca deberíamos salir de eso.

No es la oscuridad en sí la que los niños encuentran tan aterradora, es el miedo a encontrar a cualquier hombre o monstruo debajo de la cama que hizo el sonido. Este miedo, y la angustiosa ansiedad que genera, actúan como un mecanismo de control y limitación contra el comportamiento imprudente como, por ejemplo, correr en la oscuridad de la noche.

LOS ANTECEDENTES DE LA HUMANIDAD

Recuerda que durante una gran parte de los primeros días de la humanidad, estábamos lejos de la cima de la cadena alimentaria. Nuestros antepasados ​​aprendieron rápidamente que muchos depredadores prefieren la cobertura de la oscuridad para cazar y con el tiempo esa asociación se fortaleció en un absoluto subconsciente, el mantenerse alejado de la oscuridad porque ahí es donde está el peligro.

Si bien el miedo a la oscuridad puede manifestarse como una reacción aguda, como gritos de pánico cuando alguien apaga repentinamente las luces, o como insomnio, como sugieren los estudios actuales, se manifiesta mayormente como ansiedad premonitoria.

La emoción de la ansiedad juega un papel específico en nuestras respuestas conductuales a los estímulos, al igual que las emociones de amor, enojo y tristeza, actuando para aumentar nuestra capacidad de lidiar con el estrés y explotar más plenamente las oportunidades beneficiosas.

LA ANSIEDAD

Específicamente, la ansiedad aumenta la conciencia de situaciones que pueden dañar los recursos reproductivos. No sólo tus signos vitales, sino tus relaciones, ingresos, posición social, características físicas, cualquier cosa que te haga más atractivo para el sexo opuesto y más propenso a reproducirte.

A diferencia de la ira o la tristeza que ocurren en respuesta directa a un evento específico, nosotros respondemos a señales del ambiente. Estas señales indican ansiedad con una posible pérdida después, antes de que se espere el evento, ya que es cuando es más beneficio.

Sentir ansiedad por un evento pasado es un desperdicio total de tus recursos, ya que cualquier daño ya ha sido infligido. No sólo no sirve de nada llorar sobre la leche derramada, sino que podría matarte.

PATRONES ESTABLECIDOS

Esta respuesta se correlaciona con la selección natural, ciertas señales, como los patrones de ojos de serpiente o de gato, los objetos con forma de araña y la oscuridad (donde viven las serpientes, los leopardos y las arañas), invocan más fácilmente esa emoción.

Este es el resultado de una generación tras otra de los primeros humanos que reaccionan y posteriormente se preparan para peligros como estos. Es por eso que muchas amenazas antiguas como el fuego incontrolado, las arañas, las serpientes, los depredadores y la oscuridad, provocan más fácilmente una respuesta negativa que las amenazas modernas como los automóviles, la guerra nuclear o las armas.

RESPUESTAS APRENDIDAS

Si bien la ansiedad está profundamente arraigada en nuestro cerebro, no es del todo instintiva. También aprendemos respuestas de miedo y ansiedad de nuestros padres. Si un niño pequeño tiene miedo de un objeto nuevo o desconocido y su madre responde de manera calmante, el niño aprende que el artículo no es una amenaza. Sin embargo, si el padre responde con aprensión, los temores del niño se confirman y mejoran.

Esto permite que la descendencia aprenda rápidamente de los peligros a su alrededor sin tener que ser mordidos por serpientes, mutilados por leones, o ser electrocutados por un clavo en el enchufe de la pared mientras simultáneamente descubren que todo, desde hojas y rocas pequeñas hasta truenos y escenas en la televisión no son amenazas reales.

Además, las señales ambientales se han adaptado un poco, con la ansiedad por las interacciones sociales y la propiedad que reemplaza a las que buscan encontrar refugio y no morir de hambre, pero la respuesta básica a la amenaza sigue siendo la misma. El miedo a la oscuridad y, por extensión, el miedo a lo desconocido, simplemente están ahí para asegurarte de que nunca lo olvides.

CONSULTA PSICOLÓGICA – (CLIC AQUÍ)

Categorías: PAREJAS Y FAMILIA