¿Por qué las personas tienen baja autoestima? Lo más importante que debes saber sobre la baja confianza en ti mismo es que no es culpa tuya. Además, los factores que contribuyen a la baja autoestima en uno mismo se combinan e interactúan de forma diferente para cada persona. Tus genes, antecedentes culturales, experiencias de la infancia y otras circunstancias de la vida juegan un papel importante.

Pero, no te desanimes, aunque no podemos cambiar las experiencias de nuestro pasado que nos moldearon, hay mucho que podemos hacer para alterar nuestros pensamientos y expectativas para ganar más confianza.

LOS GENES Y EL TEMPERAMENTO

Algo de lo que forma nuestra confianza en nosotros mismos está constituido en nuestro cerebro al nacer. Menciono estos factores no para molestar, sino para hacerte saber que no debes culparte por tu propia imagen.

Los estudios han demostrado que nuestra composición genética afecta la cantidad de ciertas sustancias químicas que aumentan la confianza a las que nuestro cerebro puede acceder. La serotonina, un neurotransmisor asociado con la felicidad, y la oxitocina, la hormona de los abrazos, pueden ser inhibidas por ciertas variaciones genéticas. Entre el veinticinco y el cincuenta por ciento de los rasgos de personalidad relacionados con la confianza pueden heredarse.

Algunos aspectos de nuestro comportamiento también se derivan de nuestro temperamento. Si, por naturaleza, eres más indeciso y vigilante, especialmente en circunstancias desconocidas, es posible que tengas una tendencia llamada inhibición conductual. Cuando te enfrentas a una situación, te detienes y compruebas si todo parece de la manera que esperabas que fuera. Si algo parece estar mal, es probable que te alejes de la situación.

La inhibición del comportamiento no es del todo mala. Necesitamos algunas personas en el mundo que no salten impulsivamente a todas las situaciones. Si eres una persona cautelosa y reservada, es posible que la confianza en ti mismo se te haya escapado. Pero una vez que te entiendas a ti mismo, podrás trabajar con tu temperamento y no luchar contra él.

LAS EXPERIENCIAS PERSONALES

Varias experiencias personales pueden hacer que te sientas completamente inseguro o incluso inútil. Aquí algunas de ellas.

LOS TRAUMAS

El abuso físico, sexual y emocional puede afectar significativamente nuestros sentimientos de autoestima. Si repites recuerdos de abusos o te sientes atormentado o avergonzado por tus experiencias, considera buscar tratamiento con un psicólogo autorizado.

EL ESTILO DE CRIANZA

La forma en que fuimos tratados en nuestra familia de origen puede afectarnos mucho después de la infancia. Por ejemplo, si tu padre o madre te menospreciaba constantemente, te comparaba con otros o te decía que nunca llegarías a nada, es probable que lleves contigo esos mensajes hoy. Las luchas de un padre con la salud mental y el abuso de sustancias también pueden cambiar tu relación con el mundo.

EL BULLYING

El acoso y la humillación. El acoso infantil puede dejar una marca en tu confianza en lo que respecta a la apariencia, las habilidades intelectuales y atléticas y otras áreas de tu vida. Las experiencias humillantes en la edad adulta, incluido el acoso en el lugar de trabajo o un grupo de compañeros que te falte el respeto o te degraden, también pueden hacer que estés menos dispuesto a hablar por ti mismo o perseguir metas ambiciosas.

EL GÉNERO, LA RAZA Y LA ORIENTACIÓN SEXUAL

Numerosos estudios muestran que las mujeres están socializadas para preocuparse más por cómo se las percibe y, por lo tanto, para asumir menos riesgos. El origen racial y cultural y la orientación sexual también pueden marcar la diferencia. Si has sido víctima de discriminación, es posible que hayas internalizado algunos mensajes negativos y falsos sobre su potencial.

LA DESINFORMACIÓN

La falta de confianza en uno mismo puede provenir de no conocer las reglas del juego de la confianza. Por ejemplo, si pensamos que tenemos que sentirnos seguros para actuar con seguridad, nos preparamos para el fracaso.

EL PERFECCIONISMO

El perfeccionismo es otra forma de pensamiento erróneo que contribuye a la baja confianza en uno mismo. Si creemos que tenemos que tener algo o todo resuelto antes de actuar, esos pensamientos pueden impedirnos hacer las cosas que valoramos. Incluso aprender y comprender qué es y qué no es la confianza es un gran paso para impulsarla.

EL MUNDO ALREDEDOR DE NOSOTROS

Muchos mensajes de los medios están diseñados para hacernos sentir carentes de cosas. Las empresas que quieren venderte productos suelen empezar haciéndote sentir mal contigo mismo, a menudo introduciendo un problema que de otra manera nunca habría notado.

Ahora que las redes sociales se han vuelto omnipresentes, los mensajes llegan más cerca de casa. Es fácil creer que todos los que te rodean tienen el matrimonio perfecto, una carrera de ensueño y, para empezar, un look de supermodelo. Pero recuerda, lo que las personas publican en línea está muy bien seleccionado y editado. Todo el mundo tiene días malos, dudas e imperfecciones físicas. Esto, simplemente no lo mencionan.

LA ANSIEDAD Y LA DEPRESIÓN

Es común que la ansiedad y la depresión vayan de la mano con problemas de confianza en uno mismo. Si ya te han diagnosticado un trastorno de ansiedad o depresión y estás trabajando con un psicólogo o psicoterapeuta, es la mejor decisión que has podido tomar. Es valiente por tu parte abordar los obstáculos para la seguridad en sí mismo, y desarrollar la confianza también te ayudará a disminuir la ansiedad y la depresión.

CONSULTA PSICOLÓGICA – (CLIC AQUÍ)

Categorías: PAREJAS Y FAMILIA