Hace bastante tiempo se ha realizado un gran esfuerzo para frenar el uso mundial del tabaco para fumar. Los avisos de no fumar son elementos comunes en muchas empresas. Las leyes restringen cada vez más dónde las personas pueden fumar, y los impuestos sobre los cigarrillos y otros productos de tabaco son más altos que nunca.

Los estudios muestran un vínculo entre fumar y una serie de problemas de salud, incluidas enfermedades cardíacas, pulmonares y el cáncer. Entonces ¿Por qué la gente fuma?

POR LA PRESIÓN DE GRUPO

Si bien existen otras influencias que pueden llevar a un fumador al hábito, la presión de grupo es una de las más importantes. Una gran parte de la razón por la cual la presión de grupo es objeto de investigación es que uno de los grupos con más probabilidades de comenzar a fumar, los adolescentes jóvenes, es también uno de los más susceptibles a la presión de grupo.

Los años difíciles entre la infancia pura y dependiente de los padres y la edad adulta independiente están marcados para muchos por la frustración y la inseguridad, ya que el estado, los roles familiares y los cambios físicos acontecen en una inundación de hormonas. Muy a menudo, este es el momento de la vida en que los jóvenes dependen en gran medida de los amigos de la misma edad para recibir apoyo social.

Si un niño en un círculo social comienza a experimentar con el tabaco, es muy fácil para él o ella llevar a sus compañeros a fumar también, porque el fumador no quiere estar solo y los que todavía no lo hacen no quieren ser vistos como temerosos de intentar algo arriesgado.

POR LAS RECOMPENSAS SOCIALES

Las recompensas sociales están ligadas a la presión de grupo, aunque es un poco más compleja y tiene el potencial de afectar más que solo adolescentes sensibles a la presión de grupo. Entonces, las recompensas sociales son los regalos que las personas sienten que reciben cuando participan en una actividad grupal.

Frecuentemente, esto significa alguna forma de aceptación, por ejemplo, los fumadores en un edificio de oficinas que toman descansos para fumar en momentos similares pueden unirse mientras fuman.

Aunque muchos adultos maduran más allá de la necesidad de complacer constantemente a sus compañeros, llevamos a la edad adulta el deseo del adolescente de ser parte de un grupo. Y a medida que fumar se vuelve cada vez más restringido, los fumadores encuentran un terreno común en las quejas sobre miradas indecorosas y el ridículo ocasional del público no fumador y los límites crecientes sobre cuándo y dónde pueden fumar.

Esto solo tiene sentido de fidelidad, esa recompensa social, mucho más fuerte para los fumadores.

Para los no fumadores que carecen de ese vínculo social en sus vidas, esa conexión puede ser suficiente para conducirlos a través de las fases iniciales de una adicción al tabaco, cuando las cadenas químicas y psicológicas de la adicción aún no han encerrado al fumador en el hábito.

POR UN COMPORTAMIENTO ARRIESGADO

Los adultos en países donde el fumar está mal visto están familiarizados con los letreros de no fumar, las áreas designadas para fumar y las restricciones generales sobre su capacidad de fumar cuando y donde lo deseen. Pero estas reglas, legales, físicas y sociales, pueden ofrecer líneas tentadoras para los jóvenes que tienden a comportarse de manera arriesgada.

Hay una emoción que viene de romper las reglas. Combinar eso con la tendencia natural de muchos adolescentes a incitar los límites de las reglas impuestas por el colegio, los padres y sus comunidades, y no es de extrañar que muchos jóvenes inciten instintivamente contra cualquier límite.

Para algunos jóvenes, fumar proporciona un terreno fértil para obtener esa emoción que incita los límites. Dado que es ilegal en muchos países que los menores compren tabaco, el proceso de obtener, aprender a usar y eventualmente fumar tabaco está lleno de reglas rotas desde el primer paso. Los adolescentes se emocionan tras romper tantas reglas, lo suficiente como para que la prisa pueda superar los efectos sucios de esos primeros cigarrillos.

POR LA INFLUENCIA DE LOS PADRES

La relación entre los padres que fuman y el tabaquismo de sus hijos es concluyente, los hijos de fumadores activos tienen más probabilidades de comenzar a fumar que los hijos de no fumadores o los hijos de padres que dejan de fumar. Según estudios, la elección de los padres de fumar puede duplicar las probabilidades de que el niño fume.

Inclusive los padres que no fuman pueden actuar de manera inadvertida para que sea más fácil para sus hijos comenzar a fumar.

Los estudios han encontrado que los padres que imponen pocas restricciones a las películas, lo que les permite a sus hijos ver películas que muestran fumar y beber en exceso, pueden estar convirtiendo a sus hijos en fumadores.

Asimismo, los padres que reaccionan al fumar como un comportamiento social aceptable, incluso si no fuman, pueden dejar la puerta abierta para que sus hijos experimenten con el tabaco.

Lo que sugieren los estudios sobre la influencia de los padres en el tabaquismo es que simplemente no fumar o dejar de fumar puede no ser suficiente. Los padres comprometidos con la crianza de niños libres de humo deben comunicar que fumar es peligroso, insalubre e inaceptable. Incluso cuando los niños se conviertan en adolescentes, esos mensajes de los padres resonarán, lo que potencialmente protegerá a los adultos jóvenes de convertirse en adictos a medida que crecen.

POR DESINFORMACIÓN

La publicidad del tabaco ha sido objeto de una investigación meticulosa, y una regulación muy estricta, en todos los países en las últimas décadas. Pero todavía abundan una mezcla de creencias culturales populares, efectos persistentes de la publicidad y la desinformación sobre el tabaco y el tabaquismo. En algunos países desarrollados, de hecho, la información errónea sobre fumar es muy profunda y va directamente en contra de los esfuerzos de salud pública para frenar el consumo de tabaco.

Un estudio sobre fumar reveló hallazgos que pueden parecer impactantes, como el tabaco, en algunos casos, se promueve como una fuente de mayor salud y vitalidad. Del mismo modo, el supuesto impulso del tabaco a la virilidad es un mito de larga data, respaldado en países desarrollados.

También, existen mitos que abundan entre los fumadores, como los llamados cigarrillos suaves, que son menos dañinos que otros, o que ciertas marcas de cigarrillos no son tan peligrosas como otras.

Esta actitud puede hacer que sigan fumando por más tiempo, ya que cambian a cigarrillos, supuestamente más seguros, en lugar de dejar de fumar, para tratar de evitar las consecuencias para la salud de sus adicciones.

POR PREDISPOSICIÓN GENÉTICA

Una gran parte de las investigaciones se centran en la genética, y por una buena razón, desde alergias hasta trastornos sanguíneos y ciertos tipos de cáncer, las mutaciones sutiles en los genes de una persona pueden significar la diferencia entre enfermedad y salud.

La investigación genética también está comenzando a sugerir que las adicciones, incluida la adicción a la nicotina, el ingrediente eficaz en los productos de tabaco, pueden tener un componente genético.

Estudios de genética de adicciones no necesariamente buscan un gen que controle las adicciones, más bien, la investigación explora cómo una combinación de susceptibilidad genética, factores sociales y otros factores de salud, como el consumo de alcohol, puede hacer que una persona sea más propensa a fumar que otra.

POR LA PUBLICIDAD

La publicidad del tabaco en todos los países es objeto de una intensa investigación.

Las empresas podrían estar apuntando a posibles nuevos fumadores, adultos jóvenes, mediante el uso de anuncios coloridos y pegajosos con elegantes personajes. Si bien la efectividad de estos anuncios aún se está debatiendo y estudiando, una cosa está clara:

La publicidad es una herramienta poderosa, que juega un papel importante en si las personas deciden comenzar a fumar o no.

POR LA AUTOMEDICACIÓN

Los fumadores que son adictos al tabaco informan una serie de sensaciones positivas que provienen de fumar un cigarrillo. Estos van desde la reducción de la tensión o el apetito hasta una mayor sensación de bienestar. Los investigadores rastrean estas sensaciones hasta la inundación de productos químicos liberados en el sistema nervioso por la nicotina. Al igual que cualquier medicamento recetado o ilícito, cambia la química y el funcionamiento del cuerpo cuando ingresa al sistema.

Para algunos, fumar es esencialmente una forma de automedicarse para enfermedades que causan tensión y dolor. Los pacientes que padecen algunas formas de enfermedades mentales, como la depresión o los trastornos de ansiedad, pueden dejar de fumar porque puede ayudar a mitigar algunos de sus síntomas.

Pero, como es el caso con muchos medicamentos potentes, el uso de la nicotina para controlar las afecciones médicas conlleva una serie de efectos secundarios negativos.

PARA ALIVIAR EL ESTRÉS

Para las personas que no padecen una enfermedad mental grave, los cigarrillos pueden convertirse en una forma de automedicación. Durante décadas, los soldados han empezado a fumar en el campo de batalla para lidiar con el estrés de la guerra, por ejemplo. Muchas personas que experimentan niveles mucho más bajos de estrés, en un trabajo de alta presión, por ejemplo, pueden comenzar a fumar como una forma de controlar la tensión y los nervios asociados con la situación.

Desgraciadamente, estas personas pueden encontrar que no pueden abandonar fácilmente el tabaco una vez que pasa el estrés. El tabaco se convierte en una muleta psicológica, así como química, ya que cualquier situación potencialmente estresante los envía instintivamente a buscar un cigarrillo. La herramienta que habían usado para aliviar el estrés de repente se convierte en un factor estresante en sí mismo, ya que cambian de una situación difícil con la ayuda de la nicotina a la lucha contra la nicotina misma.

CONSULTA PSICOLÓGICA – (CLIC AQUÍ)