Ciertamente no creo que alguien vaya a la tienda con la intención de comprar algo que nunca usará en el futuro cercano. En el momento de la venta, la persona está determinada a querer lo que compra. Sin embargo, hacer este ejercicio con demasiada frecuencia naturalmente te deja con muchas posesiones. Y dado que no tienes suficiente tiempo para usar todo, simplemente te ves obligado a usar solo una parte de ellas.

Así entonces, la razón principal por la que compramos cosas que nunca vamos a usar se reduce a esto: porque compramos con demasiada frecuencia y de manera irresponsable.

Esto se da de esta manera: compramos cosas. Luego, compramos algunas cosas más. En algún momento, tenemos tantas cosas y tan poco tiempo. Naturalmente, solo podemos usar una parte de las cosas que poseemos. Por lo tanto, cuanto más compres y poseas, menos cosas realmente usarás. Toda una contradicción. Adquirimos más cosas con la intención de usarlas, pero luego terminamos sin usarlas.

Aquí hay algunas razones importantes de por qué compramos cosas que no necesitamos.

LA INFLUENCIA DE LOS MEDIOS

Las grandes compañías saben que un solo comercial durante su programa favorito no hará el trabajo. Omitirás el canal o no prestarás atención a los productos que salen en tu pantalla.

Es por eso que las corporaciones ponen comerciales en todas partes, en todos los espectáculos, pancartas en las calles, redes sociales, sitios, etc. Su objetivo es inculcar su producto en su cerebro. Luego, la próxima vez que vaya a la tienda y busque pañales, el producto que terminará comprando será el que vio anteriormente en la televisión.

Además, la persona moderna promedio está expuesta a alrededor de 5,000 anuncios por día. Es decir, en cualquier lugar donde el ojo pueda ver, es probable que veas un anuncio.

Esto significa que después de cierto tiempo, incluso si no necesitas un televisor nuevo, lo más probable es que obtengas uno. Puede que no lo necesites. Pero seguramente obtendrás un nuevo televisor más grande, delgado y elegante. Eso es lo que sucede cuando ves miles de veces cómo esta nueva televisión supuestamente hará que tu domingo sea mucho mejor. Lo entendamos o no, todos los comerciales nos influyen.

LA PRESIÓN SOCIAL

No solo estamos influenciados por los vendedores inteligentes, sino también por las personas que nos rodean. Piensa un momento en ello. Digamos que tus mejores amigos te llaman y te dicen que se compraron un auto nuevo. ¿Cuál será tu primera reacción? ¿Alegría? ¿Celos? ¿Felicidad? ¿Una sensación de que te estás quedando atrás?

Lo felicitarás y te sentirás feliz por él. Luego, cuando cuelgues, comenzarás a pensar: “Juan compró un auto nuevo y caro, ¿tal vez yo también necesito un auto nuevo?

Tu vehículo actual ya no es relevante. Ahora necesitas algo mejor. Bueno, en realidad no lo necesitas, pero tu mente te dice algo diferente.

LOS DESCUENTOS, LAS VENTAS Y LAS PROMOCIONES

A veces hay un amigo o una amiga que, cuando compra durante las rebajas navideñas, te informa constantemente sobre cuánto dinero había ahorrado y como lo gastó comprando, por ejemplo, ropa y te dice que ahorró un montón. ¿Qué tan bueno es esto?

Por supuesto, el amigo o amiga nunca calcula sus gastos. Según ellos estás ahorrando mientras gastas. Lo sé, no tiene mucho sentido, pero esa es la cantidad de promociones y descuentos que nos afectan.

Es por eso que vamos a la bancarrota cuando el centro comercial más cercano anuncia una venta de primavera. Las niñas dejan todas las demás actividades y se dirigen directamente a las tiendas. Armados con tarjetas de crédito y deseos de “ahorrar algo”, eventualmente deben más dinero y tienen más cosas llenando sus armarios. Todas las cosas que eventualmente terminarán en el tacho de la basura.

LA FALTA DE CONTROL

Las personas dicen esto: “Es como si no pudiera controlarme, cuando entro al centro comercial quiero comprar de todo”, después de visitar la tienda más cercana.

Muchas compras impulsivas involucran los llamados productos hedónicos, cosas que nos brindan placer o disfrute inmediato. Ejemplos incluyen dulces, alcohol, ir al cine, visitar un restaurante. Además, obtener más joyas y otras cosas elegantes. Nosotros, los humanos, nos sentimos atraídos por los objetos brillantes y una vez que los vemos, los queremos de inmediato.

Si no puedes controlar tus acciones, debes tomar medidas drásticas. Tu objetivo principal aquí será evitar visitar las tiendas y revaluar tus hábitos.

PORQUE AHORA TIENE MÁS DINERO DEL QUE TENÍAS ANTES

Esta es también una de las razones por las que compras cosas. Por ejemplo, una persona promedio en términos de ingresos, consigue un trabajo mejor del que tenía y empieza a gastar y comprar cosas que antes no compraba. Esto termina siendo un terrible hábito.

Este tipo de comportamiento es bastante normal y suena como una de las cosas mencionadas anteriormente: “La gente quiere sentirse mejor y acercarse al placer”. Tener más dinero equivale a comprar cosas más caras.

No es que sea malo tener cosas buenas. En realidad, a veces hay que gastar más dinero en cosas cuando valen la pena. Las cosas más baratas eventualmente te costarán más. Así que simplemente hay que bajar el volumen de compras y obtener cosas cuando es absolutamente necesario.

PORQUE ESTÁS ABURRIDO

La razón más común por la que compramos cosas es en realidad bastante simple: el aburrimiento. Cuando no tienes nada más que hacer, cuando no tienes un propósito, simplemente obtienes algo nuevo para darle vida a tu día.

Las personas aburridas suelen ser personas que fueron criadas con una cuchara de plata. Como pudieron pagar cosas costosas y vacaciones exóticas desde una edad más temprana, ya no sienten alegría por muchos de los artículos circundantes. Es por eso que tanto sus juguetes como sus armarios se hacen más grandes. Lleno de cosas que nunca volverán a usar.

Categorías: NOTICIAS Y ACTUALIDAD