Todos hemos escuchado la frase de que el dinero es la raíz de todo mal. Es posible que comprendas esta frase más que otras personas. Algunas personas comienzan a desarrollar el gusto por el dinero, mientras que otros lo ven como la puerta a la codicia. Pero no importa lo que pienses sobre el dinero, el hecho es que no puedes vivir sin él.

Las personas necesitan dinero para todo, desde un lugar para vivir hasta alimentos para mantener la vida. A veces las personas crecen pobres y luego se encuentran ricas. Otras personas crecieron cómodamente y continúan viviendo de la misma manera. Probablemente tengas diferentes sentimientos y pensamientos sobre el dinero que otras personas que conoces, y esta idea es típica porque el dinero cambia su forma de pensar y sentir. Ahora, ¿por qué y cómo el dinero cambia a las personas?

ESTUDIOS SOBRE CÓMO EL DINERO CAMBIA A LAS PERSONAS

En los últimos tiempos, los psicólogos se centraron en varios estudios sobre la forma en que las personas reaccionan ante el dinero. Se quiere conocer por qué algunas personas pobres tienden a dar más que otras que son ricas. Los psicólogos quieren entender por qué las personas comienzan a tratarse a sí mismas y a otras personas de manera diferente cuando se vuelven ricas.

A lo largo de estos estudios, se demostró que el dinero influye en la forma en que las personas piensan y actúan. Se señala que muchas personas ven el estado económico como una forma de mostrarse a sus vecinos, y una vez que muchas personas alcanzan un alto estado financiero, comienzan a mirar el mundo de manera diferente.

LA RIQUEZA TRAE PENSAMIENTOS DE DESIGUALDAD

Los estudios psicológicos demuestran que cuanto más dinero traen las personas a casa, más comienzan a repensar lo que realmente significa la igualdad. Algunas personas afirman que debido a que trabajan duro por su dinero, deberían recibir un trato diferente de las personas que no trabajan tan duro o no trabajan en absoluto.

No pueden entender por qué las personas que no dan a su trabajo todo lo que tienen, no asistieron a la universidad o no trabajaron lo suficiente para esa promoción deberían recibir los mismos beneficios y tratamiento que las personas que trabajaron más duro. Esta forma de desigualdad no siempre se enfoca en el género o raza de una persona, se centra en el estado económico de una persona.

MEDIR LA RIQUEZA NO ES TAREA FÁCIL PARA LOS PSICÓLOGOS

Uno de los inconvenientes más importantes con los que se encontraron los psicólogos mientras realizaban sus estudios fue cómo definir y medir la riqueza. Esto se volvió problemático porque la gente piensa en la riqueza en diferentes formas. Algunas personas creen que son ricas cuando pueden pagar todas sus cuentas a tiempo y les queda un poco de dinero. Todavía pueden vivir de cheque en cheque, pero están financieramente cómodos.

Otras personas miran la riqueza en términos de alcanzar sus metas y ven poco valor en el dinero. Sin embargo, algunas personas creen que la riqueza significa que no necesita preocuparse por la cantidad de dinero que gasta. Para encontrar una solución, se analizó la riqueza como el estado laboral de una persona, la escala de ingresos o las circunstancias socioeconómicas.

¿LA PERSONA RICA ES MENOS EMPÁTICO?

Varios estudios muestran que las personas que obtienen un alto estatus económico no tenían la misma cantidad de empatía y compasión que las personas con un estado financiero más bajo.

Según los estudios, la empatía es cómo una persona responde a otra persona. Por ejemplo, si estás sentado en un banco del parque y un extraño se sienta al otro lado y comienza a llorar, ¿cómo reaccionarías? Cuando muestras empatía, te preocupas por la persona y le preguntas si puedes ayudarla. Cuando no sientes empatía, ignorarás a la persona o te levantarás y te irás.

LAS PERSONAS DE CLASE ECONÓMICA MÁS BAJA SON MÁS AMABLES

En los estudios psicológicos, la empatía y la amabilidad a menudo van juntas. Además, en todas las clases económicas, a veces, muestran alguna emoción, y en las clases económicas más bajas muestran más compasión. Las clases económicas bajas también revelaron que podían juzgar mejor las expresiones faciales de una persona. Por ejemplo, podrían decir que alguien parecía triste o enojado más fácilmente que los niveles económicos más altos.

Los investigadores creen que esto se debe a que las clases bajas deben ser más conscientes de su entorno. Según refieren las personas de clase baja tienen que responder continuamente a varias vulnerabilidades y amenazas sociales. Realmente necesitan depender de los demás, por lo que te dirán si se avecina una amenaza u oportunidad social, y eso los hace más perceptivo de las emociones.

MÁS RECURSOS CONDUCEN AL MAL COMPORTAMIENTO

Un estudio psicológico mostró que las personas que tenían más recursos debido a su riqueza participaban en más cosas de mal comportamiento. Los investigadores señalaron que las personas generalmente no participaron en delitos graves como cometer asaltos o asesinatos. Su comportamiento cambió en la forma en que actuaban hacia las personas, sin ponerse violentos.

El estudio mostró que las personas con más dinero real y falso que otros mostraban más agresión hacia las personas. En un momento del estudio, los investigadores dieron a algunos participantes más dinero falso del juego de Monopolio que otros. Las personas que recibieron más dinero se sintieron un poco avergonzadas al principio, pero pronto comenzaron a jugar un papel más agresivo en el juego.

LA RIQUEZA ESTÁ VINCULADA CON LA AGRESIÓN

Es importante señalar, como lo hicieron los estudios, que sólo porque se haga rico no significa que se volverá adicto a las drogas, el alcohol, el juego o cualquier otra cosa. Hay personas en todos los niveles económicos que enfrentan adicción. Sin embargo, los estudios también muestran que la riqueza se vincula con la adicción porque las personas que tienen dinero pueden comprar fácilmente lo que quieran cuando quieran.

Los estudios muestran que las personas que tienen dinero muestran una mayor susceptibilidad a los problemas de adicción. No necesitan preocuparse por dónde va tanto su dinero y, a menudo, pueden tomar tanto dinero cada semana y gastarlo en el casino, ir al bar o comprar alimentos poco saludables y grasos. Algunos estudios concluyeron que la clase rica podría superar a la clase pobre en lo que respecta al alcohol en un gran porcentaje.

LOS NIÑOS RICOS Y EL ABUSO DE SUSTANCIAS

Esto se lee demasiado en los periódicos, un niño de un padre rico está en problemas por posesión de drogas, o se muestra que tiene un problema de abuso de sustancias. Por supuesto, esto puede sucederle a cualquiera, ya que la adicción no se centra en una sola clase económica.

Sin embargo, varios estudios demuestran que los niños que provienen de hogares ricos son más vulnerables a los problemas de abuso de sustancias porque están más aislados de sus padres y sienten más presión para lograr el éxito, incluso si sus padres no necesariamente los presionan para que tengan éxito. Los niños piensan que necesitan ser tan exitosos como sus padres, y esto se convierte en demasiada presión.

LOS NIÑOS DE HOGARES RICOS INTERIORIZAN LOS PROBLEMAS

Si bien los estudios no se centraron completamente en los niños, los resultados se centraron más en los niños porque sorprendieron a muchos investigadores. Por supuesto, otra razón es que los investigadores quieren avanzar en sus esfuerzos por encontrar formas de ayudar a los niños a sobrellevar la situación para que no recurran al abuso de sustancias.

Cuando se esforzaron por encontrar un denominador común para los niños y los problemas más altos de abuso de sustancias, los investigadores notaron que los niños que provienen de hogares económicos más altos tienen más probabilidades de internalizar sus problemas. Parte de esto se debe a que se sienten más aislados de sus padres, pero hay varias otras razones, como que no se adaptan a situaciones nuevas, así como a los niños de hogares económicos más bajos.

LOS ESTEREOTIPOS DE LOS RICOS

Parece que nunca podemos escapar de los estereotipos en este mundo. No importa en qué clase económica te encuentres, hay estereotipos. Por ejemplo, algunas personas ricas ven el nivel inferior como debajo de ellos. Algunas personas van tan lejos como para creer que las personas son pobres porque no tienen educación y son flojas. Sin embargo, también hay un estereotipo con una clase económica más alta.

Las clases bajas tienden a ver a las personas ricas como egocéntricas, frías e indiferentes. Los pobres también ven a los ricos como arrogantes, mientras que los ricos ven a los pobres como personas que tienen demasiados problemas. Por supuesto, este no es un estereotipo que todos siguen. Algunas personas no creen en los estereotipos, mientras que otras hacen todo lo posible para comprender el estado económico de la otra persona.

NO CONFIAR EN NADIE DE OTRA CLASE ECONÓMICA

No importa qué clase económica observaron los estudios psicológicos, todos tienen estereotipos sobre otras clases, y a algunas personas no les importó nadie en un alto nivel económico. Algunas personas señalarán esto como celos, lo cual es correcto en algunos casos.

Sin embargo, también hay personas en las clases bajas que no confían en la clase rica debido a cómo algunas personas ricas los trataron personalmente. Algunas personas ricas no confían en el nivel inferior porque creen que la clase baja tiene más probabilidades de convertirse en delincuentes.

LOS NIÑOS RICOS Y LOS TRASTORNOS PSICOLÓGICOS

Las personas pueden sufrir trastornos psicológicos, adicciones o ambos, no importa cuánto dinero ganen, pero esto no significa que un grupo económico no tiende a sufrir más que otros. Los estudios demuestran que los niños que crecen ricos tienen un mayor riesgo de trastornos psicológicos, como depresión, trastornos alimentarios o ansiedad. También tienden a engañar y robar más porque tienen una imagen que mantener y temen que las personas los vean como menos que sus padres adinerados. 

Según los especialistas se afirma que en las comunidades con movilidad ascendente, los niños a menudo son presionados para sobresalir en múltiples actividades académicas y extracurriculares para maximizar sus perspectivas académicas a largo plazo, un fenómeno que bien puede generar un alto estrés.

EL DINERO NO PUEDE COMPRAR AMOR O FELICIDAD

La gente quiere poder, y tienden a ver ese poder en términos de dinero. Por supuesto, esto demuestra que la mayoría de las personas no se sienten exitosas hasta que tienen dinero que pueden gastar en lo que quieran. Sin embargo, esto no significa que el éxito y el dinero lo traigan todo. De hecho, los estudios demuestran que el dinero no puede comprar amor o felicidad.

No hay un estudio realizado que vincule el dinero con la felicidad o el amor. Si bien las personas comenzarán a sentirse menos estresadas cuando ganen una cierta cantidad de dinero, todavía se sienten solas, con exceso de trabajo, y muchos dicen que son más infelices como individuos adinerados que en una clase económica más baja.

EL MATERIALISMO VINCULADO A UNA MENOR SATISFACCIÓN EN UNA RELACIÓN

Parece que la gente rica lo tiene todo. Tienen una hermosa casa, autos nuevos y pueden comprar casi todo lo que quieran. Tienen todas las posesiones materiales que necesitan y, a menudo, pueden pagar para que las personas cuiden su hogar para que puedan concentrarse en trabajar, irse de vacaciones o socializar. Las personas ven fotografías de parejas felices y ricas todo el tiempo y luego se sorprenden cuando sus nombres están en la columna de divorcio en el periódico.

Varios estudios demuestran que una pareja que lucha por la riqueza y las posesiones materiales es más probable que se dirijan al divorcio. Las personas que se centran más en las propiedades que en su matrimonio están vinculadas con una menor satisfacción en la relación.

LAS PERSONAS PUEDEN VOLVERSE ADICTAS AL DINERO

Es un vieja expresión, cuanto más dinero ganan las personas, más dinero quieren. Las personas nunca parecen tener suficiente dinero, incluso cuando ganan millones de dólares al año. Los profesionales afirman que esto se debe a que muchas personas se vuelven adictas al dinero. Hacerse rico se convierte en un comportamiento compulsivo que las personas no pueden controlar.

Cuando las personas se vuelven adictas al dinero, su cerebro reacciona de manera similar como lo hace con cualquier otra adicción, como las drogas o los alimentos. Las personas simplemente no se sienten bien si no tienen la cantidad de dinero que anhelan. También harán todo lo posible para obtener lo que desean y a menudo recurrirán a comportamientos negativos.

TU AUTOIMAGEN Y EL DINERO

La forma en que las personas se ven a sí mismas a menudo se enfoca en cuánto dinero ganan. Por ejemplo, las personas en una clase económica baja no siempre se ven a sí mismas como dignas. No creen que puedan ganar más dinero porque no creen en sí mismos y no tienen las habilidades para tener éxito. Mientras que las personas ricas se ven a sí mismas como exitosas y piensan que pueden lograr cualquier cosa que se propongan. Se ven a sí mismos como merecedores de las riquezas que reciben debido a lo duro que trabajan.

Por supuesto, esto también depende del individuo. Hay muchas personas de bajos recursos económicos que creen que tienen éxito y tienen las habilidades para llevarlos lejos, y hay muchas personas ricas que sufren de depresión. Siempre es importante recordar que los estudios son generalizados y siguen a la mayoría.

LOS RICOS TIENDEN A SER MÁS AUTOSUFICIENTES

Estudios realizados encontraron que las personas ricas tienden a ser más autosuficientes que las personas de clases económicas más bajas. El estudio se centró en dos grupos, varias tareas con instrucciones, la capacidad de pedir ayuda y el dinero del Monopolio. Un grupo recibió mucho más dinero que el otro grupo, y cada grupo sabía cuánto recibía el otro grupo en efectivo.

Las personas que formaban parte del grupo rico a menudo se tomaban el tiempo para resolver la tarea por sí mismas o con la ayuda de instrucciones. Las personas en el grupo más empobrecido se tomaron más tiempo para comenzar las tareas y, a menudo, pedían ayuda si sentían que no entendían las instrucciones o si no podían hacerlo solas.

LA RIQUEZA PUEDE NUBLAR EL JUICIO MORAL

A estas alturas, probablemente tengas la idea de que las personas ricas se sienten más autorizadas que las personas pobres. Varios estudios demuestran que las personas ricas no siempre piensan con claridad cuando se trata de juicio moral y a veces creen que están por encima de la ley. Si bien esto no es todo el mundo en la clase económica más alta, varias historias en las noticias también prueban los hallazgos del estudio.

Un estudio se centró en cómo el juicio moral de las personas adineradas se nubla al notar acciones específicas, como personas en automóviles de lujo que se niegan a seguir la ley cuando se trata de detenerse antes de un cruce de peatones. Tienden a creer que los peatones pueden circular alrededor de sus vehículos y tienen el derecho de inmediato.

LAS PERSONAS ESTÁN CAMBIANDO LAS OPINIONES SOBRE EL DINERO

Uno de los resultados positivos de los diversos estudios realizados que se centran en cómo reaccionan las personas en comparación con su riqueza es que las personas comienzan a ser más conscientes de su punto de vista con el dinero.

Las personas de todas las clases económicas están comenzando a darse cuenta de sus juicios sobre sí mismos y sobre otras personas. Están comenzando a mirar más allá del dinero cuando se trata de estatus y se centran más en lo que se puede hacer para ayudar a las personas y cambiar el mundo.

A veces las personas no se dan cuenta de que están en la trampa de creer que su éxito se basa únicamente en el estado económico de cada uno. Es fácil caer en la trampa de pensar que solo tiene éxito si gana mucho dinero al año, usas un traje para trabajar o trabajas para una empresa prestigiosa.

Sin embargo, es esencial dar un paso atrás y olvidarse de lo que la sociedad y otras personas te dicen lo que significa tener éxito. Para tener éxito de manera realista, debes mirar tu versión del éxito.

CONSULTA PSICOLÓGICA – (CLIC AQUÍ)