Hay momentos en la vida donde te sientes frustrado y, a veces, un poco dolido por la incapacidad para relacionarte con tus hijos adolescentes. Además, las frustraciones son compartidas por padres que se esfuerzan tanto y al final llevan una relación con sus hijos de manera equivocada. Y también, porque los padres no entienden a los adolescentes.

LES HABLAN A SUS ADOLESCENTES COMO SI FUERAN NIÑOS PEQUEÑOS

La crianza de los hijos debe cambiar si deseas mantener fuertes tus relaciones. Esto incluye no sólo el contenido sino también el tono de la conversación. Hay que tratarlos más como adultos que como niños. Realmente escucha y presta atención a su punto de vista, incluso si no estás de acuerdo, con convicción. Además, todos queremos que se respete nuestro punto de vista, y tu adolescente no es diferente.

Por duro que sea, dar la bienvenida al desacuerdo con un espíritu de humildad es fundamental. El respeto mutuo es muy importante para los adolescentes. Si estás frustrado porque tu adolescente pone los ojos en blanco, usa malas palabras y te responde, pregúntate si lo estás tratando con respeto. ¿Le estás hablando con el tono que usarías para hablar con uno de tus amigos? Es un cambio de postura crítico que deben realizar los padres, uno que puede ser desorientador.

TRATAN LA CONVERSACIÓN COMO SI FUERA UNA TAREA U OBLIGACIÓN

Si es así, tus adolescentes lo saben y duele. Los adolescentes olfatean a los adultos que los complacen y sufren una conversación obediente antes de dirigirse a otros adultos en una habitación. Así, las conversaciones tampoco deberían centrarse en dar conferencias. La conversación ocasional puede ser una tarea, un poco de una conferencia o un enfoque en el comportamiento. Pero la mayor parte de la discusión tiene que ser enlazar, hablar, reír y compartir.

Asimismo, incluso después de haber construido una base sólida para tus hijos y haberlos preparado para manejar las influencias externas de sus compañeros y las redes sociales, todavía tienen un papel importante para jugar en la vida de tus adolescentes. Estar presente para tu hijo, hablar con él, darte cuenta de las cosas y animarlo sigue afectando positivamente su crecimiento y desarrollo.

El arduo trabajo de ser padre o madre ha cambiado, pero ciertamente no ha terminado. La participación intencional y proactiva en la vida de los adolescentes es más importante que nunca.

REALIZAN VARIAS TAREAS MIENTRAS LOS ESCUCHAN

Cuando realizas múltiples tareas mientras tus hijos adolescentes te hablan, estás comunicando que no merecen toda tu atención. Así pido a los padres a dejar todo si sus adolescentes quieren hablar. Deja tu teléfono celular, computadora, lavandería o cualquier asunto urgente que tengas, porque nada es más importante que escuchar a tu adolescente cuando quiere hablar.

No termines sus frases, o te rías o reacciones de alguna manera antes de que terminen de hablar. En la desesperación de los padres por relacionarse con su adolescente, ser geniales o demostrar un compromiso enérgico, los comentarios y reacciones pueden resultar fácilmente forzados y antinaturales. Tienes que relajarte.

Considera a tus adolescentes como buenos amigos, reconoce que aunque una relación entre adultos amigos no tendrá los límites y las consecuencias presentes en una relación entre padres e hijos adolescentes, mostrar respeto y amabilidad hacia tu hijo adolescente es tan esencial como lo sería hacia un amigo.

LOS PRESIONAN PARA QUE REALICEN ACTIVIDADES DE SU ELECCIÓN

Este es el momento en que los adolescentes se preguntan ¿Qué quiero hacer? ¿Qué quiero ser? Ofrecer espacio y apoyo para esta exploración permite que una identidad saludable crezca. Cuando no se ofrece ese espacio, es posible que la identidad de un adolescente no tenga espacio para desarrollarse por completo.

En lugar de reflejar sus propias esperanzas y sueños, deja que tus hijos adolescentes asuman la responsabilidad de sus propios intereses. ¿Y para los adolescentes que carecen de motivación? Se sugiere que los padres estén involucrados en algo. Los adolescentes necesitan esto para equilibrar los factores estresantes sociales y académicos en sus vidas y puedan encontrar su pasión a través del ensayo y error de involucrarse.

FUERZAN LA CONVERSACIÓN CON DEMASIADA FRECUENCIA

A veces, los padres se esfuerzan demasiado. Quieren que los hijos hablen, pero realmente no saben cómo. Una idea es intentar compartir algo de su propio día. Por ejemplo: “algo de lo más extraño sucedió hoy en el trabajo, y no pude averiguar qué hacer al respecto”, esto puede llevar a una conversación en la que su adolescente pueda tener el poder de compartir consejos contigo, una situación maravillosa para su confianza y su conexión. Un poco de vulnerabilidad de tu parte puede ser de gran ayuda.

Busca momentos, como cuando tus hijos más pequeños están en la cama, para invitar a tus adolescentes a unirse contigo en conversaciones más complejas o programas de televisión que puedan conducir a discusiones profundas. Además, la hora de la cena también es siempre un buen momento para hablar. Se permiten menos distracciones, lo que permite que la conversación se mueva a través de los altibajos del día. Reunir a los adolescentes alrededor de la mesa para cenar proporciona un entorno relajado y sin amenazas para que hablen.

Categorías: NIÑOS Y ADOLESCENTES