Los padres, los profesores y los niños a menudo se preguntan por qué los adolescentes parecen estar tan cansados ​​todo el tiempo. A veces los hijos no pueden levantarse de la cama por la mañana o se quedan dormidos en el colegio o quizás simplemente no tienen mucha energía para realizar sus actividades o intereses. El cansancio es, lamentablemente, un término impreciso. De esta manera se tiene que diferenciar entre la fatiga y la somnolencia.

LA FATIGA ES LA FALTA DE ENERGÍA

Las personas con fatiga sienten que simplemente no tienen mucha energía. Hay muchas causas potenciales de fatiga. Las causas médicas pueden incluir anemia, enfermedad de Lyme, tiroides baja, otros problemas médicos crónicos o efectos secundarios de medicamentos.

Los problemas de salud mental como el estrés excesivo, la depresión o la distimia también pueden causar fatiga significativa. También existe el síndrome de fatiga crónica que se asocia con fatiga debilitante y se conoce poco. Si la principal preocupación es la fatiga, una buena evaluación por parte del profesional que ve a su hijo es un buen comienzo.

LA SOMNOLENCIA ES LA MAYOR PROPENSIÓN AL SUEÑO

Los adolescentes con mucho sueño pueden ser bastante difíciles de levantar por la mañana. Después, pueden tomar una siesta, suelen quedarse dormidos en clase, en el ómnibus o en viajes cortos en auto por la ciudad.

La somnolencia es un problema común en los adolescentes y uno grave. El mayor riesgo para los adolescentes es de accidentes automovilísticos, y la conducción somnolienta es similar a la conducción en estado de ebriedad en términos de riesgo.

Todos los adolescentes parecen un poco somnolientos en comparación con sus seres más jóvenes. Esto se debe en parte a un cambio biológico en su reloj circadiano o corporal. Esto significa que su período de sueño natural, fisiológico, está cambiando más tarde. Es decir, sus cuerpos quieren dormir más tarde y levantarse más tarde.

Desafortunadamente, en la mayoría de los colegios, el inicio de clases es muy temprano. Las investigaciones han demostrado que los horarios de inicio de clases posteriores se correlacionan con un mayor bienestar de los estudiantes y logros académicos, de hecho, existe un movimiento nacional para los horarios de inicio del colegio se den más tarde, pero es difícil imaginar algún progreso al respecto en el clima político actual.

¿CÓMO SABER SI LA SOMNOLENCIA ES UN PROBLEMA IMPORTANTE EN EL ADOLESCENTE?

Es muy difícil levantar de la cama a un adolescente por la mañana, hasta el punto de perder su clase matutina regularmente. Las calificaciones bajan, los profesores se han quejado de que él o ella se duermen en clase.

La siesta después del colegio es común o prolongada, el sueño de recuperación durante el fin de semana es excesivo con los tiempos de vigilia habituales después del mediodía o más tarde.

Su adolescente ha tenido un accidente automovilístico. Esto último es críticamente importante. Estudios donde encuestaron a algunos adolescentes encontraron una fuerte asociación entre la somnolencia y el riesgo de accidentes automovilísticos.

CAUSAS DE SOMNOLENCIAS ENTRE ADOLESCENTES

Hay esencialmente cuatro causas ampliamente definidas de somnolencia. Muchos adolescentes que tienen somnolencia excesiva pueden tener más de uno.

NO DORMIR LO SUFICIENTE

Esto es muy común, debido al círculo vicioso del sueño adolescente. La mayoría de los adolescentes necesitan entre ocho y nueve horas de sueño por la noche. Entonces, si necesitan levantarse antes de las seis de la mañana en un día laborable, él o ella deben estar en la cama entre las nueve y diez de la noche.

Hay una gran variedad de distracciones disponibles en la noche, como juegos en línea, televisión, mensajes de texto, redes sociales, etc. Animo a las familias a negociar una política de no teléfono después de la hora de acostarse para sus adolescentes.

Muchos adolescentes desarrollan un patrón poco saludable de noches tardías y dificultad para despertarse por la mañana, descrito por varios autores como el círculo vicioso del sueño adolescente.

Aumentan la ingesta de cafeína o la siesta por la tarde, lo que dificulta el despertar por la mañana, el sueño tardío de recuperación los fines de semana agrava aún más el problema, ya que han marcado dificultades para conciliar el sueño el domingo por la noche, lo que comienza todo el ciclo nuevamente.

Tanto la siesta como el sueño reducen la necesidad de dormir al acostarse y provocan insomnio. Hay que hablar con los adolescentes sobre el sueño y fomentar patrones de sueño, también hay que vigilar las cargas de tarea, ya que la tarea excesiva también puede ser un factor.

TRASTORNOS DEL SUEÑO

Un trastorno que interrumpe el sueño, como la apnea obstructiva del sueño, ciertamente puede provocar somnolencia diurna, especialmente en adolescentes obesos.

TRASTORNOS DEL RELOJ BIOLÓGICO

Todos los adolescentes tienen un retraso natural en su horario de sueño, llamado  retraso de la fase circadiana. En algunos adolescentes, esto puede llegar a ser bastante exagerado, donde su horario natural de sueño se vuelve incompatible con el funcionamiento normal.

Por ejemplo, dormir los fines de semana de cuatro de la mañana a dos de la tarde y no poder levantarse para ir al colegio. Esta condición se llama  síndrome de fase de sueño retardado.

TRASTORNOS DEL AUMENTO DEL SUEÑO

Estos son trastornos que provocan un aumento del impulso del sueño. El trastorno más común del aumento del impulso del sueño es la narcolepsia, y todavía es bastante raro.

La narcolepsia es rara, pero generalmente aparece durante la adolescencia, se caracteriza por ataques de sueño, alucinaciones hipnagógicas, soñando mientras está despierto al comienzo del sueño, parálisis del sueño, despertarse pero estar paralizado durante unos minutos, y cataplejía, aparición repentina de debilidad muscular después de desencadenantes como la risa o la ira.

¿QUÉ PUEDE HACER SI SU HIJO PARECE TENER MUCHO SUEÑO?

Mantenga todos los dispositivos electrónicos fuera de la habitación y haga que sigan una dieta ligera para minimizar el efecto de los dispositivos electrónicos en el sueño.

Defienda los horarios saludables de inicio de clases en su comunidad y controle la cantidad de tarea que recibe su hijo.

Controle el tiempo que su hijo duerme y se despierta e intente optimizarlo para maximizar la oportunidad de dormir.

Asegúrese de que la carga de tarea de su hijo sea apropiada para su edad. Y si su hijo ronca, o parece que duerme mucho a pesar de que duerme lo suficiente por la noche.

Categorías: NIÑOS Y ADOLESCENTES